Sería el "lado oscuro" del Yo (del sí mismo. N.T.) y nuestra parte negativa o diabólica también se encuentra en este espacio. Esto supone que la sombra es amoral; ni buena ni mala, como en los animales. Un animal es capaz de cuidar calurosamente de su prole, al tiempo que puede ser un asesino implacable para obtener comida. Pero él no escoge ninguno de ellos. Simplemente hace lo que hace. Es "inocente".

Para Jung, energía que circula por la psique y que engendra procesos psíquicos. Llamada también libido, es la energía de los procesos de la vida. Inspirándose en Heráclito, Jung indica que la circulación de energía está regida por el principio de los opuestos: la energía depende de una antítesis preexistente sin la cual no podría existir. Debe haber calor y frío, paz y guerra, etc. como fuerzas antagónicas para que pueda tener lugar el proceso de compensación llamado energía. Y así, el amor se convierte en odio, los seres pacíficos en belicosos, los cínicos en ingenuos y los santos en pecadores. La energía psíquica se genera merced al conflicto que opera en la persona —básicamente entre la conciencia y lo inconciente como polos opuestos- y subsiste como fuerza activa, consumiéndose en la actividad, para ser creada de nuevo debido a nuevas tensiones (págs. 82-87). Cuando más antagónicos son los opuestos, más intensidad de energía psíquica habrá.
Según Freud, la energía mental es una transformación de la energía física. Es una postura biologicista. Concretamente Freud habla de pulsiones, que es la representación psíquica de una fuente de excitación interna biológica y dicha excitación es la fuerza que impone una exigencia de trabajo para la vida psíquica (ante una excitación interna no es posible la reacción de fuga, siempre ha de producirse una descarga).
En la separación de mis padres se produjeron circunstancias anómalas a las que no estábamos acostumbrados. Mis padres empezaron a tirar de sus hijas. Somos 3 niñas. Una se fue con mi padre, otra con mi madre. Y yo no quise participar en tomar partido por ninguno de los dos. Estoy orgullosa de aquella decisión porque era un problema del matrimonio, no de las hijas. Y la alianza que obtuvieron con sus hijas sólo agravó la situación de separación entre toda la familia.

El 33 por 100 de discapacidad da derecho al reconocimiento de la condición de persona con discapacidad tiene en cuenta tanto los factores discapacitantes –provengan de una disminución física, psíquica o sensorial-, como los factores sociales, entendiendo por tales, entre otros, la edad, entorno familiar, situación laboral y profesional, niveles educativos y culturales, así como el entorno habitual de la persona con discapacidad.

×