¿Es él mi alma gemela? ¿Volverá mi ex? ¿Ella me está engañando? Puedes preguntarle cualquier cosa a un consejero psíquico del amor. El consejero psíquico del amor juega un papel crucial en la manera en que manejamos cotidianamente nuestras vidas románticas. Ya sea que estés casado o que estés buscando a alguien con quien pasar algún tiempo de calidad, los consejeros psíquicos del amor pueden utilizar sus dones para ayudarte a acercarte más al objetivo que deseas alcanzar en tu vida romántica.


El amor psíquico, como todo amor, tiene que presentar bases físicas, pero ya lo físico no es lo preponderante. En él entra el aspecto de la simpatía que puede despertar el objeto amoroso. Se llena de su presencia, se encanta haciendo feliz al ser amado con atractivos distintos, más allá de las “poses” sexuales. Ve en la mujer, si es varón, a la compañera de vida por quien es capaz de jurar amor eterno. Encuentra en su sonrisa toda la alegría que un poeta encontraría en un amanecer a la orilla del mar. Y en los momentos de dolor es su consuelo, su principal bastión para restablecerse. Ya en el amor psíquico hay más que placer, hay romanticismo. La vida no pierde sentido porque hay valor, la persona vale siempre a pesar de sus defectos. Hay comprensión y sinceridad. Sin embargo, el amor psíquico puede disolverse cuando un torrente de pasiones inoportunas desemboca en el manantial que lo sostiene. En síntesis: el amor psíquico es emocional y está teñido con la tinta indeleble de nuestras preferencias individuales.

En todo caso, se considerarán afectados por una discapacidad en grado igual o superior al 33%  los pensionistas de la Seguridad Social que tengan reconocida una pensión de incapacidad permanente en el grado de total, absoluta o gran invalidez, y a los pensionistas de clases pasivas que tengan reconocida una pensión de jubilación o de retiro por incapacidad permanente para el servicio o inutilidad.
×