Sí ha habido en cambio un esfuerzo consciente por armonizar los criterios del DSM-5 con los de la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (CIE-10, capítulo V, dedicado a los trastornos mentales y del comportamiento). Se han simplificado algunos diagnósticos y problemas, se han aplazado otros y se han complicado varios. Una de las críticas frecuentes a este manual es que los casi 400 trastornos que clasifica, junto con unos umbrales exagerados, no hacen más que aumentar el número de personas potencialmente taradas con el riesgo de medicalización excesiva que eso implica, algo que estaría ocurriendo de modo preocupante con los niños hiperactivos o con la alegría con que se recetan antidepresivos o ansiolíticos ante la marea de personas afectadas por la actual crisis socio-económica. La inclusión de situaciones vitales difíciles -afortunadamente el duelo se ha excluido- bajo la rúbrica de enfermedad mental es una de las tentaciones habituales de estos compendios, acusados a veces de dejarse presionar por las compañías farmacéuticas o de enredarse en una interminable taxonomía de la variedad humana.
El amor psíquico, como todo amor, tiene que presentar bases físicas, pero ya lo físico no es lo preponderante. En él entra el aspecto de la simpatía que puede despertar el objeto amoroso. Se llena de su presencia, se encanta haciendo feliz al ser amado con atractivos distintos, más allá de las “poses” sexuales. Ve en la mujer, si es varón, a la compañera de vida por quien es capaz de jurar amor eterno. Encuentra en su sonrisa toda la alegría que un poeta encontraría en un amanecer a la orilla del mar. Y en los momentos de dolor es su consuelo, su principal bastión para restablecerse. Ya en el amor psíquico hay más que placer, hay romanticismo. La vida no pierde sentido porque hay valor, la persona vale siempre a pesar de sus defectos. Hay comprensión y sinceridad. Sin embargo, el amor psíquico puede disolverse cuando un torrente de pasiones inoportunas desemboca en el manantial que lo sostiene. En síntesis: el amor psíquico es emocional y está teñido con la tinta indeleble de nuestras preferencias individuales.

El proyecto puesto en marcha por la Asociación sin ánimo de lucro “Abre sus Ojos” es pionero en España. El objetivo principal es la prevención, detección y atención de posibles problemas visuales y lleva más de 15 años trabajando para mejorar la calidad visual de las personas con discapacidad intelectual. “Abre sus Ojos” es una organización sin ánimo de lucro cuyo proyecto está orientado a fomentar, mejorar e integrar acciones, con el objetivo de lograr una mayor autonomía personal, y contribuir a mejorar la independencia de personas con discapacidad y con enfermedad mental crónica, así como mejorar su calidad de vida ya que por su situación tienen más riesgos de sufrir exclusión social.

Mientras volvía a retomar mis estudios luego de más de dos años por no tener medios económicos y estar amamantando a mi primer y único hijo, me ocurrió lo más terrible que me ha pasado el dolor más grande de mi vida que fue perder a mi hermana, mi amiga del alma mi todo. Con mucho apoyo de mi pareja y familia entre todos tratando de salir adelante hasta los casi seis meses el segundo dolor más grande fue él. Mi pareja y padre de mi hijo murió en un accidente instantáneamente.

El grado de discapacidad, consiste en el reconocimiento por el órgano competente, (Comunidad Autónoma), declaración y calificación del grado de discapacidad de la persona con una minusvalía física o psíquica, dentro de los grados establecidos en la normativa vigente, y cuyos derechos se concretan en el Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social.
×