Falleció mi marido y creí que jamás volvería a ser la misma. Un año después aún no había salido de ese gran agujero en el que te introduce el dolor. Teníamos un pequeño jardín que mi marido trabajaba y lo tenía preciosamente bonito; cuando él se fue yo me quedé sin fuerza ni ganas para nada, me limité a regar ese jardín pero me daba igual si se perdía o si no. Ahora, veinte meses después de aquella fatídica fecha estoy decidida a que su obra permanezca; lo he podado, he puesto abono, arreglado el césped, añadido plantas… Creo que no estoy sola y que, de alguna manera, mi marido me ayuda.

Actualmente acabo de cumplir 39 años, no tengo hijos pero he vuelto a recuperar mi vida, me operaron por laparoscopia y mi postoperatorio no fue nada doloroso, recuerdo que estuve unos días estreñida y que durante dos meses tenía mucho cuidado de no coger nada de peso. Pues bien, ya no hay dolores, no he perdido mi apetito sexual, no tengo molestias en mis relaciones, ningún problema psicológico, para nada me siento menos mujer.

Analizamos desde el punto de vista pericial la viabilidad de su caso, realizando un informe médico interno donde se extrae: las lesiones, secuelas, limitaciones orgánicas y/o funcionales, fijando así el grado de incapacidad a reclamar. El secreto de nuestro alto porcentaje de casos ganados ante los tribunales, nace de la valoración médica inicial, ésta se realiza por médicos con una amplia experiencia dentro de las prestaciones de incapacidad permanente y la valoración del daño corporal.

Sin embargo existen grupos esotéricos que practican exactamente lo contrario. En diferentes colectivos ocultistas, como la Iglesia de Satán de Antón LaVey, se proclama que el odio posee la misma capacidad energética que el amor, y el mismo LaVey instruyó a sus alumnos antes de morir sobre las técnicas para canalizar el odio como un elemento de energía. La rabia, la frustración o la ira pueden ser utilizadas en beneficio propio como fuente de energía para trabajar más, cumplir ambiciones, o simplemente para proyectar los malos pensamientos contra el ser odiado: el popularmente llamado “mal de ojo”.


El sistema locomotor: lo examinaremos a través de pruebas que nos permita descubrir alteraciones, deformaciones, derrame articular, edema periarticular, actitudes viciosas, características de la marcha, exploración de la movilidad y de las maniobras específicas de exploración, la presencia de puntos dolorosos mediante la palpación de  zonas específicas  o por maniobras desencadenantes.

El psicólogo y criminólogo Vicente Garrido Genovés advierte contra el peligro del corporativismo judicial, según el cual "se consideran como propias de la libertad y la independencia de los jueces conductas que requerirían, al menos, un examen psicológico". Frente a ese "cierre de filas corporativo", Garrido Genovés estima que "los jueces no están exentos de trastornos de personalidad que, sin embargo, no suelen trascender si no es un caso muy excesivo". Para evitar que "se arrostren durante años alteraciones psicológicas", este experto cree que "debería ser normal una revisión periódica, sin que nadie se llamara a escándalo".
Hola a todas,me consuela y a la vez me entristece leeros,yo he pasado por una hister ectomia total hace 5 meses, tuve complicaciones,tenía hemorragia, la ginecóloga se dejó un vaso sanguíneo sin cerrar,tuve que volver ,a los 15 días,a entrar al quirófano, doble operación, he vuelto al trabajo pero ya no soy ni de lejos la persona que era antes, se me han ido las fuerzas y el espíritu con la operación, me siento triste, dolorida, tengo la espalda fatal,fisio todas las semanas,mi cuerpo ha cambiado para mal. Leeros me ha hecho sentirme un poco mejor,siento que no estoy sola, los que nos rodean no entienden que nos pasa,me he visto reflejada en todas vosotras,sólo daros las gracias y muchos ánimos para hacerle frente
Horas después de haber efectuado los test de E.S.P., y mientras nos enfrentábamos a no menos tedioso, monótono y aburrido trabajo de analizar los resultados de las pruebas, descubrimos un elemento interesante en los resultados. Parecía haber un incremento de aciertos en las pruebas telepáticas efectuadas con emisores-receptores entre los que existía un vínculo emocional/afectivo. Principalmente parejas de novios, matrimonios, padres-hijos… ¿Significaba aquellos resultados en los test Zener que la relación emocional puede potenciar las capacidades extrasensoriales? Probablemente sí
Hola, en mi caso, me operaron en mayo del 2015, me extrajeron 2 miomas grandes, pero fue gratificante para mí que mi doctor me salvara el útero pues tengo sólo una hija. Opino que si alguien toma la decisión de histerectomía sea sólo por riesgo de sangrado, como me lo advirtió mi doctor. En todo caso, busquen varias opiniones pues hay mucho interés económico hoy en día en la medicina. Suerte… 🙂
Hola buenas tardes trate de leer bastantes comentarios pero ninguno se asemeja al mío, tuve una hysterectomia hace ya 6 semanas, me removieron el utero, un ovario, levantaron mi vejiga, una reconstrucción total. Me cayo una infección tremenda urinaria que tve que regresar al hospital y quedarme por 10 días con antibióticos para combatir la infección, total que me dieron antibióticos por casi 3 semanas y la infección desapareció, la cuestión ahora es, que desde que me detectaron la infección me tuvieron que poner una sonda por que no puedo hacer pipí, asta la fecha de hoy octubre 20 2018 todavía tengo la sonda y cada semana voy al doctor y me remueve la sonda, tomo mucho liquido y cuando siento la presión de ir a hacer pipi, no hago nada. Eso me tiene muy asustada pues me tiene que poner la sonda otra vez y así poder evacuar la pipí acumulada y hay me siento mejor. Lo malo que ya tengo casi dos meses ya con la sonda y no puedo hacer pipí, alguien sabe si es algo que si pueda suceder? Estaré con sonda por mucho tiempo? El doctor dice que mi vejiga está muy aflojerada que no tiene ganas de habrír todavía. Será cierto? Alguien que pueda otorgarme una respuesta un poco más positiva y alentadora por favor. Gracias
La locura ha sido y sigue siendo, no sólo un amplio campo de acción de la medicina, sino una fuente inspiradora para la literatura mundial. Sus múltiples caras casi convierten a la normalidad, si es que existe un patrón aceptado para ella, en una rareza. "Todos nacemos locos; algunos se quedan así", escribió Samuel Beckett. Y el psiquiatra Carl Jung fue más allá en su diagnóstico de la locura humana: "Muéstrame un hombre cuerdo y te lo curaré".
×