"Until recently, Protestant-inspired literature on the Inquisition tended to be hostile to the Catholic Church per se, while Catholic literature tended to be narrowly apologetic and justificatory."[2] For Protestant scholars of the nineteenth century such as William H. Prescott and John Lothrop Motley the Spanish Inquisition represented "the archsymbol of religious intolerance and ecclesiastical power".[3] Henry Charles Lea wrote both A History of the Inquisition of the Middle Ages (1888) and A History of the Inquisition of Spain (1906). A History of the Inquisition of Spain was considered both groundbreaking and polemical. His studies were criticized for having both an anti-Catholic[4] and an anti-Spanish bias. Lea saw the Inquisition as theocratic absolutism that weakened Spain to an extent that undermined its overseas empire and ultimately contributed to its defeat during the Spanish–American War of 1898.[3] However both Juan Antonio Llorente's in his Histoire critique de l'Inquisition espagnole (1817) and Lea had access to original documents.

Hola a tod@s! Yo quiero comentar mi experiencia: Ovario derecho poliquístico (con estallamiento), miomatosis múltiple. Al ser biopsiada, arrojo datos de premalignidad en células escamosas. Familiarmente, con antecedentes de cáncer por ambos lados (materno y paterno), de hecho, mi papá estaba en fase terminal cuando me detectaron. Eran hemorragias de hasta siete u ocho días, “descansaba” una semana y volvía; con unos cólicos espantosos, como nunca había sentido, ni siquiera cuando parí a mis tres hijos. Ahora tengo 46 años, y cuatro de haberme operado. Me retiraron el ovario restante, trompas y útero. La primer semana fué muy difícil, por los altibajos emocionales. A los tres meses de haberme hecho la cirugía, inicié la aventura de restaurar una casa antigüa, pero en realidad lo que restauré fué mi mente y mi corazón. Subirme a los andamios, tomar fotografías del proceso, y luego irme envolviendo en la dinámica… literalmente me salvó la vida. Aprendí a usar herramientas como el marro y el cincel, mover carretillas con mezcla del material (ya en diciembre, a seis meses de la intervención), tomar decisiones en los acabados y además ir vigilando el presupuesto; mantuvo mi mente y mi cuerpo ocupados. En ésa época, rompí con mi pareja de diez años. Tomamos distancia y perspectiva. Al mudarme a la casa que intervine, mi hija de 20 años estaba embarazada y se fué a vivir con el papá de su bebé (que no era su novio siquiera). Diagnosticaron con Parkinson y Alzhaimer a mi mamá y mi hijo mayor estaba por terminar Medicina. El menor, estudiando Psicología y trabajando como maestro rural en una comunidad indígena. Todo esto, normalmente sería muy comprometedor emocionalmente, sin embargo, con el apoyo de mi psiquiatra de Seguridad Social y la vigilancia de mi ginecólogo, salí adelante. Ahora que he vuelto con mi pareja (cumplimos 14 años el 21 de junio), la cirugía llegó en el momento en que aún no corría con tanto riesgo de malignidad (seis meses después, ya no sería igual, como me dijo el patólogo), nos tomó tiempo platicar que había sido lo mejor (ya llevaba tres abortos); y comenzamos desde cero: llamadas, visitas, salidas… un cortejo como desde que nos conocimos. Llegado el momento, confieso que tuve miedo. Sin embargo, la comunicación fue el factor determinante: Ambos nos sorpendimos al descubrir que mi líbido estaba intacta, no había dolor, ni sequedad vaginal. La depresión que ha sido el flagelo familiar paterno, absolutamente bajo control. No hay rabietas, ni pleitos ni discusiones con mis hijos o con él. Llevo un régimen estricto por hipotiroidismo, y estamos planeando mi cirugía de columna. Todo está en la mente…
El emisor deberá cerrar los ojos (no es obligatorio aunque sí aconsejable pues el hecho de centrarse en un solo sentido facililta la percepción) y tratará de visualizar su cuerpo envuelto en luz, luz que se terminará por concentrar debajo del ombligo y cada vez se hará más y más intensa. Sentirá como esa energía fluye subiendo por el pecho hasta llegar al brazo derecho.
Hola, mi nombre es Alejandra, tengo 40 años, tengo dos hijos. Las opiniones y experiencias son muy diversas. Hace un tiempo me diagnosticaron un endometrioma en la pared abdominal, antes, durante y posterior al período menstrual, me provoca mucho dolor. Tomé una hora con un especialista ya decidida a operarme, y el me solicitó una eco de partes blandas de la zona abdominal, para confirmar el endometrioma y además me solicitó una eco transvaginal y este último arrojó adenomiosis. Me sugirió una histerectomía, pero, no sé qué hacer, porque consulté una segunda opinión y éste me indicó un tratamiento medicamentoso largo, para disminuir el endometrioma y la adenomiosis. No sé cual de las dos opciones será la mejor, pero sí necesito una mejoría porque mi calidad de vida en el período es deplorable. Lo paso muy mal por el dolor que siento, mis reglas son muy abundantes y duraderas. La primera opción me da miedo por las consecuencias negativas y la segunda porque soy hipertensa.
Una de tantas mujeres actuales, madre, trabajadora, licenciada, con idiomas, que tras sufrir un primer parto muy traumático y un segundo con prácticamente la misma violencia obstétrica que el primero, decide poner todos los medios a su alcance para superar sus secuelas físicas y psíquicas. Le sorprende entonces el tabú social que existe en torno al suelo pélvico y sus disfunciones y descubre la reeducación abdominopélvica, algo que en España ni se ofrece, ni se subvenciona, y sobre lo que ni siquiera se informa, pero que está totalmente normalizado en otros países del entorno europeo. Tras recuperarse y comprobar el desamparo en el que se encuentran otras muchas mujeres en su misma situación, decide unirse a Laura y Pilar y fundar juntas En Suelo Firme para romper tabúes y facilitar el acceso a información sobre el suelo pélvico.
Muchas personas consideran visitar a un consejero matrimonial cuando las cosas empiezan a cambiar negativamente en sus relaciones, pero los consejeros psíquicos del amor poseen también el poder de sanar las heridas emocionales. De hecho, los consejeros psíquicos del amor tienen un talento natural para ubicar la raíz del problema y ayudar a las parejas a recuperarse de un cambio brusco.

The aim of this study is to conduct a literature review on major psychological injuries and sequelae in motor accidents victims and to establish their prevalence rate. The difficulties to establish a direct causal link between such psychological injuries and sequelae in victims and the motor accident in itself are analyzed. Biological and psychological vulnerability and resilience factors are also studied in order to better understand the process of victimization. Likewise the implications for forensic assessments, regarding psychological injuries and sequelae, of the new compensation standards for motor accident victims approved by the Spanish Parliament in 2015 are described. The differences of this compensation table related to the prior one are stressed and the shortcomings of the new standards, in the opinion of the authors, are indicated. Suggestions for further research are commented on.
×