Ahora bien, sucedía que nadie en China había oído hablar de Fátima ni sabía nada de sus problemas. Pero existía la leyenda de que un día llegaría allí cierta mujer extranjera, capaz de hacer una tienda para el emperador. Y puesto que en aquel entonces en China no existía nadie que pudiera hacer tiendas, todo el mundo esperaba el cumplimiento de aquella predicción con la más vivida expectativa.
Hola, gusto en saludar. Quiero que colaboren en mi caso. Hace año y medio me hicieron histerectomía con la cesarea de mi segundo hijo por una hemorragia uterina. Fue muy duro ya que mi esposo y yo queríamos 3 niños. Bueno, al fin estoy mas tranquila. Es definitivo que no se puede volver a quedar embarazada? Además, cómo sabría si tengo ovarios? Gracias
Sí ha habido en cambio un esfuerzo consciente por armonizar los criterios del DSM-5 con los de la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (CIE-10, capítulo V, dedicado a los trastornos mentales y del comportamiento). Se han simplificado algunos diagnósticos y problemas, se han aplazado otros y se han complicado varios. Una de las críticas frecuentes a este manual es que los casi 400 trastornos que clasifica, junto con unos umbrales exagerados, no hacen más que aumentar el número de personas potencialmente taradas con el riesgo de medicalización excesiva que eso implica, algo que estaría ocurriendo de modo preocupante con los niños hiperactivos o con la alegría con que se recetan antidepresivos o ansiolíticos ante la marea de personas afectadas por la actual crisis socio-económica. La inclusión de situaciones vitales difíciles -afortunadamente el duelo se ha excluido- bajo la rúbrica de enfermedad mental es una de las tentaciones habituales de estos compendios, acusados a veces de dejarse presionar por las compañías farmacéuticas o de enredarse en una interminable taxonomía de la variedad humana.
Toda actividad, todo trabajo psíquico y comportamental, desde el instintivo hasta el intelectual, es posible merced a la existencia de una fuerza que moviliza la energía que lo posibilita. ¿Qué fuente energética es esa? La energía del cerebro obtiene su fuerza de los nutrientes y el oxígeno. ¿Y la mente? ¿Cómo se moviliza su energía? Aunque no existiría sin su soporte anatómico, su fuerza proviene de otras fuentes, que no son los nutrientes y el oxígeno.
El emisor deberá cerrar los ojos (no es obligatorio aunque sí aconsejable pues el hecho de centrarse en un solo sentido facililta la percepción) y tratará de visualizar su cuerpo envuelto en luz, luz que se terminará por concentrar debajo del ombligo y cada vez se hará más y más intensa. Sentirá como esa energía fluye subiendo por el pecho hasta llegar al brazo derecho.

Hola , tengo 46 años, les cuento que he visitado un par de ginécologos por un mioma de casi 4 cms y quistes en los ovarios. Ambos me recomendaron operarme (histerectomia total abdominal) , debido a los constantes dolores de cabeza, flujo intenso y dolor en la espalda a la altura de la cola, cuando estoy sentada. Aún estoy con dudas para hacerlo, porque creo que pueda existir otra solución. Me gustaría saber si alguna de ustedes ha tomado otra alternativa que no sea la cirugía y cuente su experiencia. Saludos.
En el llamado mundo de la Nueva Era existen grupos esotéricos que pretenden haber demostrado el poder psíquico del amor para influir sobre el crecimiento de las plantas, como en el caso de Feindhor, o la reducción de la delincuencia, como en el “Proyecto La Fuente” de Colin Bloyle. En este caso docenas de personas meditaban en torno a una fuente inglesa, para proyectar amor y positividad a toda la comunidad.

A la mínima contrariedad usted explota o se hunde en una resignación enfermiza. Los desafíos le perturban e inquietan y prefiere huir de la realidad, por ejemplo, “ahogando” sus penas en alcohol u otros medios destructores. Vive en un estado de miedo, yendo desde la tristeza a la desesperación. Lo que usted sigue es una estrategia de regresión, y su vida parece dominada por el absurdo y el caos.
La locura ha sido y sigue siendo, no sólo un amplio campo de acción de la medicina, sino una fuente inspiradora para la literatura mundial. Sus múltiples caras casi convierten a la normalidad, si es que existe un patrón aceptado para ella, en una rareza. “Todos nacemos locos; algunos se quedan así”, escribió Samuel Beckett. Y el psiquiatra Carl Jung fue más allá en su diagnóstico de la locura humana: “Muéstrame un hombre cuerdo y te lo curaré”.
Para que podamos comprender un poco mejor la divergencia entre la visión energética de Freud y Jung es importante decir que el segundo parte de un punto de vista teleológico, o sea “que Jung parte del efecto (de lo que fue manifiesto) para comprender la causa. Diferente de la postura freudiana, que parte de la causa para el efecto, con esto comprendiendo que la causa estaría siempre unida a un principio teórico, en este caso a la teoría de la sexualidad” (Moraes, 2011).

Hola, tengo 46 años y hace casi diez me practicaron una histerectomía pero no sé de qué tipo, solo me dijeron que me dejaron los ovarios. Se me desgarró la matriz en el parto y no hubo más remedio que extirparla. Lo malo que si uso cinto un poco apretado me dan dolores horribles como si fuera a parir de nuevo. Ya me hicieron estudios y no tengo nada malo pero me desespero a veces porque los dolores son muy fuertes.
A la mínima contrariedad usted explota o se hunde en una resignación enfermiza. Los desafíos le perturban e inquietan y prefiere huir de la realidad, por ejemplo, “ahogando” sus penas en alcohol u otros medios destructores. Vive en un estado de miedo, yendo desde la tristeza a la desesperación. Lo que usted sigue es una estrategia de regresión, y su vida parece dominada por el absurdo y el caos.

Ahora bien, sucedía que nadie en China había oído hablar de Fátima ni sabía nada de sus problemas. Pero existía la leyenda de que un día llegaría allí cierta mujer extranjera, capaz de hacer una tienda para el emperador. Y puesto que en aquel entonces en China no existía nadie que pudiera hacer tiendas, todo el mundo esperaba el cumplimiento de aquella predicción con la más vivida expectativa.
Este es el caso, por ejemplo, de algunos casos de miomas o fibromas uterinos, endometriosis y prolapsos uterinos donde existen alternativas como la miomectomía o el tratamiento con fisioterapia especializada en pelviperineología que, como ya vimos en este post, dan resultados muy positivos y que habría que valorar antes de decidirse por una intervención irreversible como lo es la extirpación del útero.
Sí ha habido en cambio un esfuerzo consciente por armonizar los criterios del DSM-5 con los de la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (CIE-10, capítulo V, dedicado a los trastornos mentales y del comportamiento). Se han simplificado algunos diagnósticos y problemas, se han aplazado otros y se han complicado varios. Una de las críticas frecuentes a este manual es que los casi 400 trastornos que clasifica, junto con unos umbrales exagerados, no hacen más que aumentar el número de personas potencialmente taradas con el riesgo de medicalización excesiva que eso implica, algo que estaría ocurriendo de modo preocupante con los niños hiperactivos o con la alegría con que se recetan antidepresivos o ansiolíticos ante la marea de personas afectadas por la actual crisis socio-económica. La inclusión de situaciones vitales difíciles -afortunadamente el duelo se ha excluido- bajo la rúbrica de enfermedad mental es una de las tentaciones habituales de estos compendios, acusados a veces de dejarse presionar por las compañías farmacéuticas o de enredarse en una interminable taxonomía de la variedad humana.
×