Hola, tengo 42 años y desde siempre he tenido menstruaciones largas y muy dolorosas, tengo ahora un mioma de 7 cm y causa además muchas otras molestias, he tratado de retrasar la operación del mioma por 3 años pero ya no aguanto más, las molestias son insoportables. El médico dice que me puede quitar solo el mioma y dejar el resto del utero, pero seguirían mis sangrados abundantes, la anemia, los dolores intensos de cabeza y menstruales y las largas menstruaciones, así que ya que me van a intervenir estoy aún en la pequeña duda de si estirpar el utero y quitarme de toda molestia o solo quitar el mioma. A todo esto tomo pastillas anticonceptivas para frenar el crecimiento del mioma y regular las mentruaciones, realmente me hacen daño a la circulación, alteran el deseo sexual, tengo inflamación en una mama y otras muchas molestias, que me temo que si no extirpan mi utero voy a tener que seguir usando para regular las menstruaciones como ha sido toda la vida. Me operan en 10 días y quisiera su sabio consejo, gracias.
Teachers then set up class rosters in the ‘student roster’ dashboard by entering in pertinent student information. Selecting the ‘assignment’ portal on the top of their navigation menu, teachers assign students narrative, informative, and argumentative writing assignments by selecting a prompt from the ‘Revision Assistant Prompt Library,’ clicking the ‘create assignment’ button on the bottom left of the page, and choosing which class to assign the prompt to. Students then start drafting their response using a template in their ‘writing space’ dashboard.
Hola, tengo 37 años, una nena de 17. Hace 6 murió su papá y hace 9 me operaron de útero. Tengo una pareja y queremos un bebé. Alguien me puede decir o ayudar con alguien que sepa muy bien del tema si aún teniendo mis ovarios es posible extraer y realizar una inseminación in vitro? Agradecería toda la información que me puedan suministrar, pues ha sido muy difícil superar y aceptar que ya no pueda tener un bebé dentro, pero si contemplar que la ciencia ha avanzado. Graxias por la información.
Hola buenas tardes tengo 40 años no tengo hijos y me realizaron una histerectomia solo me dejaron un ovario… tenía muchos fibromas y miomas y los dolores que me daban cuando pasaba el periodo eran terribles casi al punto de desmayarme pero yo los mantenía controlados con anticonceptivos Al parecer esto me generó una anemia silenciosa que cuando fui al médico en mi país de origen tenía la hemoglobina en 5.9 y así no me podía volver a subir a un avión varios médicos me chequeaeon y llegaron a la misma conclusión…. lamento mucho no poder ser madre … pero bueno algun plan Tiene Dios…. mi recuperación ha sido larga … tengo casi 4 meses de operada aún estoy inflamada y con cierta molestia… aparte me salió una hernia ( no se piensa que por qué guarde mi reposo) pero si he notado que con frecuencia me dan infecciones en la orina y yo nunca he padecido de eso …
Aquellas personas que ya tengan reconocido el grado de disminución, pueden solicitar la revisión del grado en el caso de una mejora razonable de su situación. En el resto de casos, no se podrá revisar el grado hasta que no hayan pasado un mínimo de dos años desde la resolución del reconocimiento de la disminución, excepto que se acredite un error diagnóstico o cuando se hayan producido cambios substanciales en las circunstancias que dieron lugar al reconocimiento del grado (nuevas patologías, empeoramiento, etc.).
Hola a tod@s! Yo quiero comentar mi experiencia: Ovario derecho poliquístico (con estallamiento), miomatosis múltiple. Al ser biopsiada, arrojo datos de premalignidad en células escamosas. Familiarmente, con antecedentes de cáncer por ambos lados (materno y paterno), de hecho, mi papá estaba en fase terminal cuando me detectaron. Eran hemorragias de hasta siete u ocho días, “descansaba” una semana y volvía; con unos cólicos espantosos, como nunca había sentido, ni siquiera cuando parí a mis tres hijos. Ahora tengo 46 años, y cuatro de haberme operado. Me retiraron el ovario restante, trompas y útero. La primer semana fué muy difícil, por los altibajos emocionales. A los tres meses de haberme hecho la cirugía, inicié la aventura de restaurar una casa antigüa, pero en realidad lo que restauré fué mi mente y mi corazón. Subirme a los andamios, tomar fotografías del proceso, y luego irme envolviendo en la dinámica… literalmente me salvó la vida. Aprendí a usar herramientas como el marro y el cincel, mover carretillas con mezcla del material (ya en diciembre, a seis meses de la intervención), tomar decisiones en los acabados y además ir vigilando el presupuesto; mantuvo mi mente y mi cuerpo ocupados. En ésa época, rompí con mi pareja de diez años. Tomamos distancia y perspectiva. Al mudarme a la casa que intervine, mi hija de 20 años estaba embarazada y se fué a vivir con el papá de su bebé (que no era su novio siquiera). Diagnosticaron con Parkinson y Alzhaimer a mi mamá y mi hijo mayor estaba por terminar Medicina. El menor, estudiando Psicología y trabajando como maestro rural en una comunidad indígena. Todo esto, normalmente sería muy comprometedor emocionalmente, sin embargo, con el apoyo de mi psiquiatra de Seguridad Social y la vigilancia de mi ginecólogo, salí adelante. Ahora que he vuelto con mi pareja (cumplimos 14 años el 21 de junio), la cirugía llegó en el momento en que aún no corría con tanto riesgo de malignidad (seis meses después, ya no sería igual, como me dijo el patólogo), nos tomó tiempo platicar que había sido lo mejor (ya llevaba tres abortos); y comenzamos desde cero: llamadas, visitas, salidas… un cortejo como desde que nos conocimos. Llegado el momento, confieso que tuve miedo. Sin embargo, la comunicación fue el factor determinante: Ambos nos sorpendimos al descubrir que mi líbido estaba intacta, no había dolor, ni sequedad vaginal. La depresión que ha sido el flagelo familiar paterno, absolutamente bajo control. No hay rabietas, ni pleitos ni discusiones con mis hijos o con él. Llevo un régimen estricto por hipotiroidismo, y estamos planeando mi cirugía de columna. Todo está en la mente…
El grado de discapacidad, consiste en el reconocimiento por el órgano competente, (Comunidad Autónoma), declaración y calificación del grado de discapacidad de la persona con una minusvalía física o psíquica, dentro de los grados establecidos en la normativa vigente, y cuyos derechos se concretan en el Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social.
×