During the 11th century, a new wave of religiosity swept through Europe. It claimed that the prospect of salvation in the world would greatly increase if the world were reformed. In addition, the papacy itself underwent reform at the end of the 11th century and the Church began devising its "grand program of sanctifying the world".[7] This "grand program" was a combination of the Church's desire to reform its institutional life, free itself from secular control, and to build a Christian society. There was also a growing opinion that those who rebelled from the church's beliefs (heretics) or those who behaved in a manner that was "un-Christian" were not simply souls led astray in a "temptation-filled world, but [were] subverters of the world's new course".[7]
Hola mi nombre es Liliana. Tengo 28 años y soy de Colombia. El 19 de diciembre del año 2008 me practicaron una histerectomia subtotal a causa de el descuido en la clínica donde nació mi hijo pues presente hemorragia despues de la cesárea practicada. Es muy doloroso y frustrante ver que muchas mujeres traen a este mundo mas hijos y no poder hacer lo mismo, mas cuando tu chiquito pide otro hermanito.
El 6 de diciembre de 2016 me hicieron una histerectomia, dejándome sólo un ovario. Ya que tenía cáncer de útero. Los resultados de la biopsia dieron bien asi que gracias a Dios ya no tengo cáncer. Soy una mujer de 35 años, madre de 3 hijos y muy feliz. Dolió mucho la recuperación y todavía sigo sin poder hacer mucho ya que el médico no me lo permite pero de a poco voy saliendo adelante. Toda esta situación ha cambiado mi vida para bien.
La bibliografía médica ha documentado casos en los que una madre angustiada es capaz de producir fenómenos de hiperdinamismo o sansonismo, levantando un coche que acababa de atropellar a su hijo, para poder rescatarlo de entre sus ruedas; o casos de curaciones espontáneas o “salidas” de un coma, debidas a la intensa emoción que vive en enfermo al ser visitado por alguien a quien amaba o admiraba intensamente, pero hay más…
Hola, a mí me practicaron una histerectomía total. Fuera útero, ovarios y trompas. Los cambios los sentí al tercer mes aproximadamente. Eso fue el 2012. Por ocho meses tomé hormonas naturales (soja) pero no me dió resultado. Y mi doctor me indicó estrógenos químicos, que ya los tomo años. Sólo descansé por seis meses y los síntomas empeoraron. Ahora sigo con las hormonas pero igual, tengo bochornos, sequedad vaginal, no tengo líbido, estoy muy depresiva y tengo muy mal genio. No soporto nada. Sólo quiero estar sola. Sé que está afectando a mi vida familiar y más con mi esposo, que lo siento insoportable. Me he vuelto fría y nada me interesa. Quisiera tener la vida de antes con mi esposo.
Nesta forma de ver a Libido, consideramos a sua parte sexual apenas como um dos galhos de uma grande árvore que vai se ramificando por todas as partes. De acordo com alguns estudiosos, o que fez com que Freud adotasse o ponto de vista sexual é apenas o reflexo de um conjunto de fatores que ocasionam a saliência de um determinado aspecto no decorrer da história. Ou seja, na medida em que a história valoriza alguns conteúdos humanos e em detrimento de outros, faz com que haja uma importância maior à determinado aspecto e criando a ideia de que ele seja a representação do todo – o que não é fato verdadeiro.
Hola, mi nombre es Alejandra, tengo 40 años, tengo dos hijos. Las opiniones y experiencias son muy diversas. Hace un tiempo me diagnosticaron un endometrioma en la pared abdominal, antes, durante y posterior al período menstrual, me provoca mucho dolor. Tomé una hora con un especialista ya decidida a operarme, y el me solicitó una eco de partes blandas de la zona abdominal, para confirmar el endometrioma y además me solicitó una eco transvaginal y este último arrojó adenomiosis. Me sugirió una histerectomía, pero, no sé qué hacer, porque consulté una segunda opinión y éste me indicó un tratamiento medicamentoso largo, para disminuir el endometrioma y la adenomiosis. No sé cual de las dos opciones será la mejor, pero sí necesito una mejoría porque mi calidad de vida en el período es deplorable. Lo paso muy mal por el dolor que siento, mis reglas son muy abundantes y duraderas. La primera opción me da miedo por las consecuencias negativas y la segunda porque soy hipertensa.
Hola chicas!! tengo 47 años y tengo miomas.. logre tener a mi hija a los 40 años con 4 ,miomas quizás mas.. Dentro de todo el embarazo se puede decir que fue normal.. , el medico no pudo hacer la histerectomia en el momento del parto por complicaciones. Han transcurrido 7 años y han sido sumamente dolorosos mis periodos con mucho sangrado a veces si a veces no, dolores de estomago, cólicos y pare de contar. Estoy deseosa de hacerme la histerectomia para que estas molestias de cada mes disminuyan. Recién me diagnosticaron un endometrioma en mi ovario izquierdo, mi ginecólogo me recomendó la histerectomía, y me dice que quedare tomando hormonas porque la endometriosis y los endometriomas pueden reaparecer y alojarse en otros órganos. Estoy algo confundida cualquiera que me pueda aconsejar o si han padecido de algo parecido les agradecería lo que me puedan comentar. Saludos a todas!! Gracias por todo lo que comentan es de gran ayuda. Bendiciones..
After the suppression of the Albigensian heresy in southern France in the 13th century, inquisitorial trials diminished in the face of more pressing local needs, and any lingering trials were left to secular authorities. Inquisitorial courts conducted under local episcopacies worked closely with local secular authorities and dealt with local circumstances. Regional control of the inquisitorial process and regional concerns became dominant.[15] By the mid-to-late 14th century papal-commissioned inquisitions had been dissolved in many parts of Europe.
Hola buenas tsrdes disculpeno yo tengoo un año d operada y quisiera saber si es cidrto me no puedo aser ejercicios x ke me dicen ke aun no cierran las heridas x dentro y la verdad me da miedo .me quitaron la matriz y el ovario derecho y tengo un mes ke me dan como colicos en el lado derecho me da pendiente fui con mi doctor pero tengo cita en noviembre para ke me me mande a aser pruebas x ke no es normal agradeceria su respuesta gracias

Estoy seguro de que la mayoría de los lectores estarán asintiendo con la cabeza mientras leen esta líneas. Yo lo estoy haciendo. Porque sin duda casi todos los que han amado, han sentido la presencia cercana del ser querido, aun encontrándose a miles de kilómetros de distancia. Han podido “notar” si se encontraba bien o tenía algún problema. Han podido llegar a percibir su olor, o el tacto de su piel, aun hallándose en la otra punta de la ciudad, del país o del planeta. ¿Quién no ha sentido ese dolor físico en el pecho ante un amor intenso, aun sabiendo que las emociones se producen en el cerebro y no en el órgano cardíaco? ¿Y quién no ha vivido la recurrente experiencia de pensar repentinamente en el ser amado, un instante antes de que nos llamase por teléfono?


El término psíquico se utiliza para hacer referencia a todo lo que guarda relación con las funciones y los elementos de carácter psicológico. De todas maneras, resulta interesante resaltar que este concepto también suele vincularse a la parapsicología, una disciplina basada en el análisis de las conductas y fenómenos psicológicos cuyas características y derivaciones aún no han sido abordadas por la psicología científica.
Aquellas personas que ya tengan reconocido el grado de disminución, pueden solicitar la revisión del grado en el caso de una mejora razonable de su situación. En el resto de casos, no se podrá revisar el grado hasta que no hayan pasado un mínimo de dos años desde la resolución del reconocimiento de la disminución, excepto que se acredite un error diagnóstico o cuando se hayan producido cambios substanciales en las circunstancias que dieron lugar al reconocimiento del grado (nuevas patologías, empeoramiento, etc.).
Hola a tod@s! Yo quiero comentar mi experiencia: Ovario derecho poliquístico (con estallamiento), miomatosis múltiple. Al ser biopsiada, arrojo datos de premalignidad en células escamosas. Familiarmente, con antecedentes de cáncer por ambos lados (materno y paterno), de hecho, mi papá estaba en fase terminal cuando me detectaron. Eran hemorragias de hasta siete u ocho días, “descansaba” una semana y volvía; con unos cólicos espantosos, como nunca había sentido, ni siquiera cuando parí a mis tres hijos. Ahora tengo 46 años, y cuatro de haberme operado. Me retiraron el ovario restante, trompas y útero. La primer semana fué muy difícil, por los altibajos emocionales. A los tres meses de haberme hecho la cirugía, inicié la aventura de restaurar una casa antigüa, pero en realidad lo que restauré fué mi mente y mi corazón. Subirme a los andamios, tomar fotografías del proceso, y luego irme envolviendo en la dinámica… literalmente me salvó la vida. Aprendí a usar herramientas como el marro y el cincel, mover carretillas con mezcla del material (ya en diciembre, a seis meses de la intervención), tomar decisiones en los acabados y además ir vigilando el presupuesto; mantuvo mi mente y mi cuerpo ocupados. En ésa época, rompí con mi pareja de diez años. Tomamos distancia y perspectiva. Al mudarme a la casa que intervine, mi hija de 20 años estaba embarazada y se fué a vivir con el papá de su bebé (que no era su novio siquiera). Diagnosticaron con Parkinson y Alzhaimer a mi mamá y mi hijo mayor estaba por terminar Medicina. El menor, estudiando Psicología y trabajando como maestro rural en una comunidad indígena. Todo esto, normalmente sería muy comprometedor emocionalmente, sin embargo, con el apoyo de mi psiquiatra de Seguridad Social y la vigilancia de mi ginecólogo, salí adelante. Ahora que he vuelto con mi pareja (cumplimos 14 años el 21 de junio), la cirugía llegó en el momento en que aún no corría con tanto riesgo de malignidad (seis meses después, ya no sería igual, como me dijo el patólogo), nos tomó tiempo platicar que había sido lo mejor (ya llevaba tres abortos); y comenzamos desde cero: llamadas, visitas, salidas… un cortejo como desde que nos conocimos. Llegado el momento, confieso que tuve miedo. Sin embargo, la comunicación fue el factor determinante: Ambos nos sorpendimos al descubrir que mi líbido estaba intacta, no había dolor, ni sequedad vaginal. La depresión que ha sido el flagelo familiar paterno, absolutamente bajo control. No hay rabietas, ni pleitos ni discusiones con mis hijos o con él. Llevo un régimen estricto por hipotiroidismo, y estamos planeando mi cirugía de columna. Todo está en la mente…
La locura ha sido y sigue siendo, no sólo un amplio campo de acción de la medicina, sino una fuente inspiradora para la literatura mundial. Sus múltiples caras casi convierten a la normalidad, si es que existe un patrón aceptado para ella, en una rareza. “Todos nacemos locos; algunos se quedan así”, escribió Samuel Beckett. Y el psiquiatra Carl Jung fue más allá en su diagnóstico de la locura humana: “Muéstrame un hombre cuerdo y te lo curaré”.
×