Las personas que tengan reconocida una pensión de la Seguridad Social por incapacidad permanente en el grado total, absoluta o gran invalidez o que tengan reconocida una pensión de Clases Pasivas por jubilación o retiro de incapacidad permanente para el servicio o inutilidad, se consideran afectadas por una discapacidad en grado igual o superior al 33%, según prevé la Ley 51/2003 de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad.
Son muy conocidos los experimentos soviéticos y norteamericanos consistentes en conectar a una hembra de conejo u otros animales, a unos electrodos, mientras en una habitación distante son sacrificadas algunas de sus crías. Según los investigadores la madre presentaba impulsos eléctricos en el cerebro más notables en el instante en que su cría, y no otro conejo cualquiera, era sacrificada. Lo mismo ocurría en los experimento con camarones arrojados a agua hirviendo, etc.
La primera es la de las sensaciones, que como indica la propia palabra supone la acción de obtener información a través de los significados de los sentidos. Una persona sensible es aquella que dirige su atención a observar y escuchar, y por tanto, a conocer el mundo. Jung consideraba a esta función como una de las irracionales, o lo que es lo mismo, que comprende más a las percepciones que al juicio de la información.

El 33 por 100 de discapacidad da derecho al reconocimiento de la condición de persona con discapacidad tiene en cuenta tanto los factores discapacitantes –provengan de una disminución física, psíquica o sensorial-, como los factores sociales, entendiendo por tales, entre otros, la edad, entorno familiar, situación laboral y profesional, niveles educativos y culturales, así como el entorno habitual de la persona con discapacidad.
×