hola ha todas esta publicación transmite miedo , y desconfianza a todas les dijo me realice una histerectomia total fui a varios medico me hice varios tratamientos , la conclusión, era necesario hacerme la histerectomia hoy día, no me arrepiento por el contrario, no debí haber esperado tanto pase por un calvario por todos los síntomas que vivía no era calidad e vida. se de mujeres que por no hacerlo se murieron con cáncer caso reales ( mi cuñada lamentablemente)te aseguro que cuando te operes pases por el proceso de recuperación , sentirás molestia,dolor pero eso pasara; luego vivirás a plenitud siempre y cuando respetes el proceso de recuperación tengas paciencia, esta operación puede salvarte la vida. lejos de lo que dice la publicación de de que esto aquello, puro machismo y exageración,mito, el útero no es un órgano vital si no sirve hay que sacarlo primero es tu vida, no primero eres mujer , y sino has tenidos hijos existen muchas manera de tener un hijo sin arrigas nuetra vida , si te diera apendicitis te dejarías la pendice?es igual el caso que sea el útero no se debe manipular la información. ha todas las mujeres tendremos la menos pausia,en pleno siglo 21 y se les llama la menopausia en forma ofenciva si se delata se controla con hormonas , no pasa nada eso también se supera,, fue hasta mejor porque estoy joven ya no sangro y supere la menos pacia , no es agradable que lo operen a una,pero entre todo también tuvo cosas positivas esta operacion no te va a quitar tu feminidad, ni tu relaciones sexuales por el contrario una vez recuperada como toda operación vivirás, tu vida de mujer plena todo demás son mitos
Hola, soy Maria. A los 41 años decidí hacerme una histerectomía por mis fibromas. Ahora tengo 44, crecían un poco grandes y estaba atemorizada de que siguieran saliendo. En mi segunda cirugía decidí hacerme una histerectomía. Hacer esto y tomar decisiones es difícil y sabía que no podría ser madre, no tengo hijos y esa es una de mis mayores tristezas porque ahora que hay alguien en mi vida quiere tener hijos y yo no puedo. Imaginarse es triste pero no solo del vientre se es madre, pues de una manera biológica, pero sé que allá fuera hay muchos niños que necesitan el amor de una mamá y pienso que el hombre que este al lado de uno te quiera como es pues así es, no somos perfectos, y así pues nos querrá y podemos ser mamás y papás dándole amor a aquel bebe o nño que no tiene familia.
La bibliografía médica ha documentado casos en los que una madre angustiada es capaz de producir fenómenos de hiperdinamismo o sansonismo, levantando un coche que acababa de atropellar a su hijo, para poder rescatarlo de entre sus ruedas; o casos de curaciones espontáneas o “salidas” de un coma, debidas a la intensa emoción que vive en enfermo al ser visitado por alguien a quien amaba o admiraba intensamente, pero hay más…
A mi experiencia, siento que mi recuperación va muy lenta y dolorosa: estreñimiento, dolor de espalda baja, molestia al orinar (no como infección, sino estuvieran succionando algo), seroma y molestia en la herida abdominal, tengo sangrado aunque mi médico ya me comentó que es porque se me abrió mi sutura vaginal. Pero de estas pequeñas complicaciones no he regresado al hospital por infección o complicación grave.
Mi historia es muy parecida a la de Karim, con mi segundo hijo me hicieron una histerectomía parcial (me dejaron cuello y ovarios). Fue de urgencia porque tuve hemorragias muy abundantes a los 10 días de haberlo tenido por cesárea. Éstas derivaron en un cuadro de anemia grave y me tuvieron que realizar transfusiones. Mi recuperación fue muy lenta, ya pasaron 3 meses y aún siento algún dolor al palpar la zona de la cicatriz, porque fue abdominal. También tengo algunas molestias cuando retengo la orina.
El grado de discapacidad, consiste en el reconocimiento por el órgano competente, (Comunidad Autónoma), declaración y calificación del grado de discapacidad de la persona con una minusvalía física o psíquica, dentro de los grados establecidos en la normativa vigente, y cuyos derechos se concretan en el Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social.
×