James Randi ha viajado por varios países, desvelando los secretos de ilusionistas de todo tipo y nacionalidad. De hecho, por décadas ha ofrecido sumas de dinero importantísimas a quien fuera capaz de realizar algún acto paranormal bajo cierta observación. Curiosamente, a pesar de haber conducido cientos de pruebas, nadie ha logrado superar las simples restricciones que se aplicaban a las demostraciones.
Una de tantas mujeres actuales, madre, trabajadora, licenciada, con idiomas, que tras sufrir un primer parto muy traumático y un segundo con prácticamente la misma violencia obstétrica que el primero, decide poner todos los medios a su alcance para superar sus secuelas físicas y psíquicas. Le sorprende entonces el tabú social que existe en torno al suelo pélvico y sus disfunciones y descubre la reeducación abdominopélvica, algo que en España ni se ofrece, ni se subvenciona, y sobre lo que ni siquiera se informa, pero que está totalmente normalizado en otros países del entorno europeo. Tras recuperarse y comprobar el desamparo en el que se encuentran otras muchas mujeres en su misma situación, decide unirse a Laura y Pilar y fundar juntas En Suelo Firme para romper tabúes y facilitar el acceso a información sobre el suelo pélvico.
Respecto de su conceptualización de la energía psíquica creía que ésta era tanto o más indestructible que la energía física. Postulaba que toda energía invertida en una función psíquica provocará su disminución paulatina en favor del incremento de su disponibilidad para cualquier otra función. Toda desaparición energética en un sistema psíquico conllevaría por tanto su reaparición en algún otro. Esta afirmación es muy semejante a los postulados energéticos freudianos, como queda patente en la teoría de la sublimación donde la sexualidad es redirigida hacia la creatividad artística.
Hola a tod@s! Yo quiero comentar mi experiencia: Ovario derecho poliquístico (con estallamiento), miomatosis múltiple. Al ser biopsiada, arrojo datos de premalignidad en células escamosas. Familiarmente, con antecedentes de cáncer por ambos lados (materno y paterno), de hecho, mi papá estaba en fase terminal cuando me detectaron. Eran hemorragias de hasta siete u ocho días, “descansaba” una semana y volvía; con unos cólicos espantosos, como nunca había sentido, ni siquiera cuando parí a mis tres hijos. Ahora tengo 46 años, y cuatro de haberme operado. Me retiraron el ovario restante, trompas y útero. La primer semana fué muy difícil, por los altibajos emocionales. A los tres meses de haberme hecho la cirugía, inicié la aventura de restaurar una casa antigüa, pero en realidad lo que restauré fué mi mente y mi corazón. Subirme a los andamios, tomar fotografías del proceso, y luego irme envolviendo en la dinámica… literalmente me salvó la vida. Aprendí a usar herramientas como el marro y el cincel, mover carretillas con mezcla del material (ya en diciembre, a seis meses de la intervención), tomar decisiones en los acabados y además ir vigilando el presupuesto; mantuvo mi mente y mi cuerpo ocupados. En ésa época, rompí con mi pareja de diez años. Tomamos distancia y perspectiva. Al mudarme a la casa que intervine, mi hija de 20 años estaba embarazada y se fué a vivir con el papá de su bebé (que no era su novio siquiera). Diagnosticaron con Parkinson y Alzhaimer a mi mamá y mi hijo mayor estaba por terminar Medicina. El menor, estudiando Psicología y trabajando como maestro rural en una comunidad indígena. Todo esto, normalmente sería muy comprometedor emocionalmente, sin embargo, con el apoyo de mi psiquiatra de Seguridad Social y la vigilancia de mi ginecólogo, salí adelante. Ahora que he vuelto con mi pareja (cumplimos 14 años el 21 de junio), la cirugía llegó en el momento en que aún no corría con tanto riesgo de malignidad (seis meses después, ya no sería igual, como me dijo el patólogo), nos tomó tiempo platicar que había sido lo mejor (ya llevaba tres abortos); y comenzamos desde cero: llamadas, visitas, salidas… un cortejo como desde que nos conocimos. Llegado el momento, confieso que tuve miedo. Sin embargo, la comunicación fue el factor determinante: Ambos nos sorpendimos al descubrir que mi líbido estaba intacta, no había dolor, ni sequedad vaginal. La depresión que ha sido el flagelo familiar paterno, absolutamente bajo control. No hay rabietas, ni pleitos ni discusiones con mis hijos o con él. Llevo un régimen estricto por hipotiroidismo, y estamos planeando mi cirugía de columna. Todo está en la mente…
Hola Val, leerte a tí me afianza en mi negativa a someterme a una histeroctomía. Tengo 53 años, dos hijos mayores y aún menstrúo. Fui en dos ocasiones a parar al hospital por un sangrado que duró más de un mes, no tenía dolores importantes solo el sangrado abundante y constante. Me produjo anemia. Luego del ultrasonido pélvico y la ecografía el resultado fue que tengo miomas en el útero, uno grande y uno pequeño. El ginecólogo me dijo que si volvía a tener un sangrado de la magnitud del anterior me haría una histeroctomía. Pero tú que tienes familiares médicos te pregunto es que no hay otra alternativa, teniendo en cuenta que no es cáncer, por qué sacrificar el útero, más aún teniendo en cuenta que los efectos posteriores (físicos y psíquicos) son tan importantes.

Falleció mi marido y creí que jamás volvería a ser la misma. Un año después aún no había salido de ese gran agujero en el que te introduce el dolor. Teníamos un pequeño jardín que mi marido trabajaba y lo tenía preciosamente bonito; cuando él se fue yo me quedé sin fuerza ni ganas para nada, me limité a regar ese jardín pero me daba igual si se perdía o si no. Ahora, veinte meses después de aquella fatídica fecha estoy decidida a que su obra permanezca; lo he podado, he puesto abono, arreglado el césped, añadido plantas… Creo que no estoy sola y que, de alguna manera, mi marido me ayuda.
Gracias por compartir el caso de su esposa con nosotras, sin realizar una valoración física en persona no podemos ayudarle a saber qué es lo que le sucede. La sensación de “pesadez” vaginal suele asociarse con frecuencia a la existencia de prolapso (descenso a través de la vagina de uno o más órganos pélvicos) y, tras una histerectomía, podría darse un descenso de cúpula vaginal. Como le digo, esta información que le doy es genérica y en ningún caso significa que sea lo que le suceda a su mujer.
Hola soy lucelly tengo cita para el 9 de marzo de este año para que me operen de una histerectomía, la verdad tengo muchísimo miedo y creo que no voy a ir, tengo tres miomas grandes en la matriz pero no tengo dolores, mis períodos son regulares y no me duele nada solo de vez en cuando tengo dolores bajitos el único problema es la barriga grandota de seis meses de embarazo pero del resto llevo una vida normal y sana. Gracias por el consejo.
Energía potencial es la energía que posee un cuerpo (una masa) cuando se encuentra en posición inmóvil. Por ejemplo, un peso colgado del techo puede, si cae, romper una mesa. Mientras cuelga, tiene latente una capacidad de producir trabajo. Tiene energía en potencia, y por eso se le llama energía potencial. Energía cinética es la misma energía potencial que tiene un cuerpo pero que se convierte en cinética cuando el cuerpo se pone en movimiento (se desplaza a cierta velocidad). La mente se pone en movimiento y realiza un trabajo, pasa de energía potencial a cinética, cuando recibe el empuje de una fuerza. Y esa fuerza son las pulsiones, según Freud.

Mi pregunta para otras mujeres que han pasado por esto, es cuándo desaparece completamente el dolor, todos los días tengo un dolor en mi vientre, como una presión como un deseo de orinar, es una fuerte presión que realmente me molesta, es muy incómodo. Tengo mucho miedo que esa molestia nunca desaparezca y que tenga que aprender a vivir con ella. Si alguien ha vivido esta experiencia, por favor respondan, estoy desesperada. Gracias.

Ambar, te cuento que ya me operaron. Tengo 18 días de recuperación y te digo que me fue bien, sólo me extirparon el útero, trompas y todos los tumores que tenía que, por cierto, eran grandes, ya que tenia mucho peso en la pelvis y sangrados abundantes por hasta 12 días y dolor, con una anemia siempre bajo control. Por otra parte, me ayudó a sentirme de buena actitud y positiva y me ha cambiado el carácter. Ahora estoy más tranquila y contenta, más accesible, quizá porque ya no hay descontrol hormonal con las reglas tan abundantes, largas y dolorosas. Al final conservé mis ovarios y la cirugía fue robótica, así que no me abrieron como cesárea, sino que hicieron tres incisiones a los lados y otra arriba del ombligo y de dolor nada, sólo me siento cansada cuando duro más de dos horas caminando, pero me he cuidado de alimentación, reposo y sobre todo apoyo de mis seres queridos.

Todo ello lo he conseguido por no haber creído nunca en ninguno de los diagnósticos sino más en mí mismo, en mi realidad fundamental, que soy una persona sensible, compleja y en cambio constante – como tanta gente -, enfrentada a una sociedad enferma, por lo que resulta muy difícil no padecer algún tipo de dificultad. Pero sigo confiando en que dejaré de medicarme pronto y desmentiré lo que unos médicos dictaron, con arreglo a sus puntos de vista.


Hola Milena!!! Me llamo Paola Martínez, de Colombia, y te cuento que a mí también me hicieron una histerectomía total el 27 de noviembre de 2015. Tengo 38 años y nunca tuve hijos y era con lo que más soñaba en la vida, aunque no soy casada era mi sueño y duele mucho. Todo esté proceso es muy duro de llevar pero hay que darle gracias a Dios que estamos con vida. Sabes, siento que ayuda mucho hablar con alguien que haya pasado lo mismo que tú y veo que te operaron casi por las mismas fechas que a mí y quisiera conversar de nuestras experiencias y cómo nos hemos ido sintiendo. Si me lo permites me ayudarías mucho. Te mando un abrazo y muchas bendiciones!!!

Linda, si hay otra posibilidad trata de evitar la histerectomia. A mi me la practicaron por tener fibromas, pero despues me di cuenta de que me hubhjeran podido extirpar solo los fibromas, si el medico hubhjera hecho un esfuerzo.Eso fue cuando tenia 39 anos, me provocaron una menopausia temprana, y aunque me dieron parches de hormonas por dos anos,con el tiempo la sequedad vaginal y la falta de deseo sexual eran inevitables. Actualmente tengo 55 anos un hundimiento en la parte pelvica y me acaban de diagnosticar osteoporosis, la menopausia quirurgica es una consecuencia de ello. Busquen otras opiniones, no se rindan.

Hola Soy Mónica. Tengo 54 años. A los 25 años me hicieron una histerectomia TOTAl por un cancer de útero. No tenía hijos. Gracias a Dios, luego de la operación nunca tuve un síntoma de los que se deberían tener. Nunca tuve sofocos, ni dolores, ni molestias. Viví hasta hoy una vida absolutamente normal Gracias a Dios. Yo soy cristiana, y siempre confie en que El me iba a ayudar y así ha sido. Dos años después de mi operación, adopté una hija que hoy tiene 26 años y me ha dado dos nietos. Todo se puede!!! Hay que tener fe!!!. Quiero alentar a aquellas mujeres que tengan que pasar por esa situación a que además de confiar en su médico, confien en Dios que es quien te arregla tu cabeza y tu cuerpo para que tengas una vida feliz y saludable!!!
El proyecto puesto en marcha por la Asociación sin ánimo de lucro “Abre sus Ojos” es pionero en España. El objetivo principal es la prevención, detección y atención de posibles problemas visuales y lleva más de 15 años trabajando para mejorar la calidad visual de las personas con discapacidad intelectual. “Abre sus Ojos” es una organización sin ánimo de lucro cuyo proyecto está orientado a fomentar, mejorar e integrar acciones, con el objetivo de lograr una mayor autonomía personal, y contribuir a mejorar la independencia de personas con discapacidad y con enfermedad mental crónica, así como mejorar su calidad de vida ya que por su situación tienen más riesgos de sufrir exclusión social.
Hola quisiera saber si alguien está pasando lo mismo que yo hace 45 días me hicieron una hesterectomia total la estoy pasando mal las dos primeras semanas me sentí me sentí muy bien posteriormente no podía dormir eso me altero mucho tuve que ir al medico y me dieron ansioliticos porque no podía dormir bien estoy pasando por un momento muy difícil necesito que me digan si alguien le pasó igual estoy desesperada
En todo caso, se considerarán afectados por una discapacidad en grado igual o superior al 33%  los pensionistas de la Seguridad Social que tengan reconocida una pensión de incapacidad permanente en el grado de total, absoluta o gran invalidez, y a los pensionistas de clases pasivas que tengan reconocida una pensión de jubilación o de retiro por incapacidad permanente para el servicio o inutilidad.
×