Hola amig@s y especialmente amigAs. Hoy, a pocos días de que haga un año de que se me practicara una histerectomía radical, comparto esta información en Facebook. Hay muchas otras páginas que abordan el tema. Si algún ginecólogo os ha dicho que se os debe practicar una histerectomía radical, os recomiendo acudir no a otro ginecólogo, sino a tantos como sea necesario hasta que tengáis claro que verdaderamente necesitáis esa intervención. Además, si vivís en España o en Barcelona, al menos, acudid a la Seguridad Social; las máquinas son las mejores. Yo decidí no hacerlo, me fíe totalmente de una ginecóloga que acababa de conocer. Después descubrí que, aparte de estar mal operada y haber sido engañada sobre mi caso, que quizás no hubiera sido necesario o, como mínimo, no el tipo de cirugía que se me practicó. No me decidí a denunciarlo por falta, ante todo, de fuerza emocional. Después, me he ido enterando de muchas irregularidades en la sanidad privada. Las consecuencias, como muestra aquí el artículo, son físicas y psicológicas. Yo soy testimonio en primera persona. Gracias por esta página. Buen día a tod@s.

Un análisis detallado de la poesía mística de los grandes contemplativos cristianos, musulmanes, judíos, etc, nos ofrecería enormes paralelismos, pero sobretodo la componente amorosa, y casi pasional, de la relación de dichos místicos con Dios y el universo. La literatura de Santa Teresa de Jesús, o del sufí Rumi (que en toda su obra se refiere a Alah como “el Amado”) ha sido objeto de numerosas críticas por el apasionamiento amoroso, casi rayando lo sexual, con que dichos místicos hablaban de su fusión con el Absoluto. Místicos que, por otro lado, protagonizaban todo tipo de fenómenos paranormales como levitaciones, estigmas, clarividencia, bilocación, etc. Como si esa pasión mística, como lo es todo proceso de enamoramiento, activase una espita en el cerebro de sus protagonistas, que abriese las puertas de la experiencia paranormal.
Pidió sogas, pero no las había. De modo que, recordando sus tiempos de hilandera, recogió lino y fabricó las cuerdas. Luego pidió una tela fuerte, pero los chinos no tenían la clase de tela que ella necesitaba. Entonces, utilizando su experiencia con los tejedores de Alejandría, fabricó una tela resistente para hacer tiendas. Luego vio que necesitaba los palos para la tienda, pero no existían en el país. Entonces, Fátima, recordando cómo había sido enseñada por el fabricante de mástiles en Estambul, hábilmente hizo unos sólidos palos. Cuando estos estuvieron listos, se devanó los sesos tratando de recordar todas las tiendas que había visto en sus viajes; y he aquí que una tienda fue construida.
"When the printing press first began to form public opinion ... the most diligent victims of the Inquisition happened to be supporters of the Reformation, and they set about convincing Europe that Spain's intentions ... were now directed against Christian truth and liberty."[45] The Inquisition was characterized by clerical organization and support of the inquisitions in Spain and Italy, their "united" success in suppressing Protestant doctrines, and the fear of The Inquisition being initiated elsewhere. "Propaganda along these lines proved to be strikingly effective in the context of the political conflicts of the time, and there were always refuges from persecution to lend substance to the story."[46] "As a Protestant vision of Christian history took shape in the 16th century, the contemporary inquisitions were identified with the inquisitorial tribunals of the medieval past, and the Protestant Reformers with earlier victims of The Inquisition".[47] Catholic defenders of the inquisitorial process used the same argument – that the Reformers were no different from medieval heretics and should be prosecuted in the same manner – thus perpetuating the idea of a continuous, masterminded Inquisition.[12] Both sides made emotional appeals; "Thus alongside various kinds of theological and personal polemic, a war of martyrologies commenced."[48]
"From the mid fifteenth century on, religious anti-Semitism changed into ethnic anti-Semitism, with little difference seen between Jews and conversos except for the fact that conversos were regarded as worse than Jews because, as ostensible Christians, they had acquired privileges and positions that were denied to Jews. The result of this new ethnic anti-Semitism was the invocation of an inquisition to ferret out the false conversos who had, by becoming formal Christians, placed themselves under its authority".[16] It was a heated mixture of this racial and religious prejudice against the conversos that ignited what later became known as the "Spanish Inquisition."
Increasing trends in regionalism, the criticism of ecclesiastic abuses, the Avignon Papacy, and the Great Schism all contributed to the emergence of new religious dissent and unrest in 14th and 15th century Italy. Furthermore, widespread ecclesiastical and clerical reform advanced through the last decades of the 15th century, and by the second decade of the 16th century, reform movements prevailed in many parts of Europe.[31]
Energía potencial es la energía que posee un cuerpo (una masa) cuando se encuentra en posición inmóvil. Por ejemplo, un peso colgado del techo puede, si cae, romper una mesa. Mientras cuelga, tiene latente una capacidad de producir trabajo. Tiene energía en potencia, y por eso se le llama energía potencial. Energía cinética es la misma energía potencial que tiene un cuerpo pero que se convierte en cinética cuando el cuerpo se pone en movimiento (se desplaza a cierta velocidad). La mente se pone en movimiento y realiza un trabajo, pasa de energía potencial a cinética, cuando recibe el empuje de una fuerza. Y esa fuerza son las pulsiones, según Freud.
Hola, tengo 42 años y desde siempre he tenido menstruaciones largas y muy dolorosas, tengo ahora un mioma de 7 cm y causa además muchas otras molestias, he tratado de retrasar la operación del mioma por 3 años pero ya no aguanto más, las molestias son insoportables. El médico dice que me puede quitar solo el mioma y dejar el resto del utero, pero seguirían mis sangrados abundantes, la anemia, los dolores intensos de cabeza y menstruales y las largas menstruaciones, así que ya que me van a intervenir estoy aún en la pequeña duda de si estirpar el utero y quitarme de toda molestia o solo quitar el mioma. A todo esto tomo pastillas anticonceptivas para frenar el crecimiento del mioma y regular las mentruaciones, realmente me hacen daño a la circulación, alteran el deseo sexual, tengo inflamación en una mama y otras muchas molestias, que me temo que si no extirpan mi utero voy a tener que seguir usando para regular las menstruaciones como ha sido toda la vida. Me operan en 10 días y quisiera su sabio consejo, gracias.
Buena noche mi nombre es Jay, es claro que este foro es 100% femenino, y justo por eso escribo para encontrar un poco de apoyo, desde hace tres años me di la oportunidad de rehacer mi vida con una mujer maravillosa, desafortunadamente ella tuvo que pasar por una histerectomia total, se que después de la intervención ha pasado por muchos altibajos, el gran amor que tengo hacia ella me ha motivado a buscar ayuda, no para ella si no para mi, para conocer herramientas y poder apoyarla con esos cambios tan bruscos de carácter, la ansiedad, y todos los demás síntomas que se presentan.
Buenas noches. me alegra que hayas encontrado a Dios. ese es el mejor regalo de la vida. conocerle y amarle como nuestra Padre Todopoderoso… Dios te bendiga y te siga guardando..hoy hace dos años exactamente me operaron tambien y me extrajeron el utero y un ovario, la recuperacion fue dolorosa, pero Dios estuvo conmigo en todo momento y me siento muy bien hoy en dia..
Hola, mi nombre es Laura. Hace un año fui operada de emergencia de un quiste de ovario!!!! Y hace un mes fui a hacerme el control de una ecografía y me entero que sólo tengo el ovario izquierdo, que me han extirpado el ovario derecho sin mi consentimiento. El cirujano nunca me informó, ni a mí ni a mi esposo sobre el ovario derecho. ¿Qué debo hacer en este caso?
El 33 por 100 de discapacidad da derecho al reconocimiento de la condición de persona con discapacidad tiene en cuenta tanto los factores discapacitantes –provengan de una disminución física, psíquica o sensorial-, como los factores sociales, entendiendo por tales, entre otros, la edad, entorno familiar, situación laboral y profesional, niveles educativos y culturales, así como el entorno habitual de la persona con discapacidad.
×