Hace sólo unos años que se les dio la etiqueta de “niños índigo” o “niños cristal”. Pero más allá del nombre que queramos darles, está claro que nos encontramos con pequeños y pequeñas que se salen fuera de los cánones comúnmente aceptados como “normales”. Dotados de una sensibilidad que raya en lo “paranormal” o sobrenatural, parecen sentir una verdadera comunión con la naturaleza, en la que se sienten como en casa y pueden comunicarse con animales y plantas. Con frecuencia a temprana edad manifiestan aptitudes que normalmente se desarrollan más tarde, como el habla o la lectura. Y nunca están solos: a menudo los sorprendemos conversando con su “amigo imaginario” (que puede que de imaginario tenga poco) o su ángel de la guarda.
"Nosotros somos dobles en nuestro sí mismo", escribe Montaige, en el sentido en que portamos en nosotros mismos una doble identidad; somos éditos e inéditos...El hombre inédito es el hombre como conjunto de posibilidades que hurgan en espera de actualizarse y cumplirse, de transformarse por consiguiente en realidad, viniendo a ser comunicables a todos. (Ernesto Balducci, "Il Dio nascosto parla nel silenzio").
Definitely believe that which you stated. Your favorite reason appeared to be on the web the easiest thing to be aware of. I say to you, I certainly get annoyed while people consider worries that they plainly don’t know about. You managed to hit the nail upon the top and also defined out the whole thing without having side-effects , people can take a signal. Will likely be back to get more. Thanks
I in addition to my buddies appeared to be going through the best information from the blog while suddenly got a terrible suspicion I never expressed respect to the website owner for those strategies. My boys ended up as a consequence happy to see them and have in effect in truth been taking pleasure in these things. Appreciation for being quite kind and then for obtaining this kind of very good subject matter most people are really eager to know about. My personal sincere regret for not expressing appreciation to you sooner.

¿En qué momento dejamos de ver y de sentir de esta manera? ¿Y por qué? ¿Podemos volver a recuperar estas fantásticas capacidades? En algún momento de nuestra vida, quizá presionados por todo lo que nos rodea, perdemos esa conexión con lo sutil. Pero los niños están ahí para recordarnos que podemos percibir la vida y sus manifestaciones de otra forma, una forma que reside en lo más profundo de nuestro ser. Cuando no somos fieles a nuestros sentimientos y empezamos a aparentar algo que no somos para entrar en el juego de la competencia social, perdemos a nuestro niño interior, y seguramente con él, la capacidad de percibir con el corazón. Sobre todo esto, los niños y los animales todavía tienen mucho que enseñarnos.

Tomando un objeto de nuestro agrado, sea cual sea, lo ponemos frente a nosotros por ejemplo sobre una mesa, y estando sentados o parados, miramos el objeto fijamente pero sin esfuerzo de nuestra parte, sin pensar en moverlo, ni razonando sobre su forma ni cosas semejantes. Solo trataremos de verlo, simplemente, sin emitir juicio, ni opinión, ni intentar hacer nada. La base de la Telequinesis o la Psicoquinesis es la conexión íntima con el objeto o sistema a afectar. Muchas veces cuando me preguntan digo que es como una conversación con alguien, en donde tratamos de entender al otro (en este caso al objeto). Si hablamos o tenemos una “Charla mental” con nosotros mismo, no logramos escuchar al otro, y por tanto no hay entendimiento. Aquí es lo mismo, pues lo que queremos lograr es calmar nuestra ansiedad, nuestras emociones, y así no desperdiciar energía, sino más bien concentrarla como un láser.


En los casos de diabetes, el 25% de los afectados padece o ha padecido en los últimos meses algún tipo de problema psíquico o psiquiátrico, y en el caso de los pacientes oncológicos, el número de pacientes afectados es del 26%. “Estos números se disparan si hablamos de pacientes con dolor crónico o con obesidad mórbida, quienes padecen o han padecido trastornos de ansiedad o estrés continuado en un 50% de los casos y en un 30% respectivamente”, concluye el experto.
Para Jung, energía que circula por la psique y que engendra procesos psíquicos. Llamada también libido, es la energía de los procesos de la vida. Inspirándose en Heráclito, Jung indica que la circulación de energía está regida por el principio de los opuestos: la energía depende de una antítesis preexistente sin la cual no podría existir. Debe haber calor y frío, paz y guerra, etc. como fuerzas antagónicas para que pueda tener lugar el proceso de compensación llamado energía. Y así, el amor se convierte en odio, los seres pacíficos en belicosos, los cínicos en ingenuos y los santos en pecadores. La energía psíquica se genera merced al conflicto que opera en la persona —básicamente entre la conciencia y lo inconciente como polos opuestos- y subsiste como fuerza activa, consumiéndose en la actividad, para ser creada de nuevo debido a nuevas tensiones (págs. 82-87). Cuando más antagónicos son los opuestos, más intensidad de energía psíquica habrá.
×