Así se podrá percatar de un nuevo nivel de existencia en sí mismo y su vida y se acrecentará una nueva capacidad de ser y obrar. Encontrar sentido no solamente en lo que es sino en lo que puede ser... El hombre en último término puede realizarse sólo en la medida en que logra la plenitud de un sentido  AUTOTRASCENDIENDO su existencia.La mejor forma de trascender es la espiritualidad humana, que es conciencia, libertad intencionalidad, proyección y sentido de la existencia 
Da Tortona descreve um baralho semelhante em muitos aspectos às cartas usadas em jogos de tarô, embora o que ele descreve seja mais um precursor do tarô que o que se pode conceber das atuais cartas de tarô. Por exemplo, seu baralho tem apenas dezesseis trunfos, com motivos destoantes aos dos atuais baralhos (lá são deuses gregos), e os quatro naipes são quatro espécies de pássaros, e não os naipes italianos comuns. O que faz do baralho de Tortona mais semelhante ao tarô que os outros baralhos descritos na época é obviamente a presença de cartas de trunfo no conjunto. Cerca de vinte e cinco anos depois, Jacopo Antonio Marcello, um contemporâneo de Da Tortona, denominou-os de ludus triumphorum, ou "jogo dos triunfos".[13]
Los niños índigo vendrían a la Tierra a “romper viejos esquemas y sistemas”. Poseen una rebeldía natural, un marcado rechazo a la moralidad estricta y el autoritarismo, una intuición muy desarrollada y una inclinación innata a todo lo espiritual. Frecuentemente también poseen ciertos dones o capacidades sobrenaturales, como la telekinesis, la clarividencia o la capacidad de sanar.
Los movimientos de la energía psíquica son principalmente dos: los que dan lugar a procesos psíquicos de progresión (desde lo inconciente hacia la conciencia y hacia el mundo exterior), y los procesos psíquicos de regresión (desde la conciencia hacia las zonas profundas del inconciente). La fase progresiva del movimiento de la libido es el "avance cotidiano del proceso de adaptación psicològica": es el proceso normal, pues la energía puede avanzar hacia fuera, e implica una sensación jubilosa de bienestar. Pero cuando por cualquier razón este movimiento se ve obstaculizado, aumenta desagfradablemente el valor psíquico de ciertos contenidos concientes, la libido no puede salir hacia fuera y regresa (fase regresiva) hacia el inconciente. Este obstáculo rompe el equilibrio entre los opuestos (pág. 88-90).
×