Tener sentimientos psíquicos puede ser difícil hasta que usted trabaja con usted mismo en cómo lidiar con la situación. Usted puede, como otros suelen hacer, utilizar esta capacidad para beneficiarse a sí mismo y a los demás. Tan pocos de nosotros somos capaces de utilizar nuestra capacidad humana de poderes psíquicos y aquellos que pueden buscar maneras de ayudar a otros.
Una vez lograda esa sensación de unidad, podemos intentar hacer algo con el objeto, siempre sin forzarnos (al menos en esta etapa) a que pase algo, sino solo tomarlo como una práctica previa. Puede que algunos logren cosas ya desde esta etapa, aunque pequeñas, pero que logren algo, otro quizá no, pero eso no es importante, esto no es un concurso. Muchas personas que al principio no desarrollan fácilmente estas facultades Telequinéticas, cuando las liberan llegan a ser los más poderosos en ello. En fin siempre es bueno mantener la humildad en esto, ya que nadie tiene el control absoluto de estas facultades, y en más de una vez, el querer mostrarnos no traerá más frustraciones que logros.
Porém, com a progressiva dessacralização das culturas ancestrais — iniciada por volta de 1.500 a.C., com o aparecimento da vida sedentária nas primeiras cidades e da Escrita de codificação gráfico-fonética; sedimentada pelo pensamento filosófico desencadeado por Sócrates e Platão; e, concluída pela industrialização generalizada de todos os objetos e pelo desenvolvimento do pensamento científico — a antiga arte divinatória e suas linguagens simbólicas foram destronadas pela filosofia da objetividade e relegadas à condição de superstição e de crendice.
El término de energía psíquica es un concepto que refiere a la energía del alma o del espíritu, aunque en terrenos de la psicología se ha utilizado en numerosas ocasiones; por ejemplo, el padre del psicoanálisis Sigmund Freud o su prolífico discípulo Carl Gustav Jung hablan de ella como una energía motriz que se corresponde con la libido y se encarga de engendrar los procesos vitales. Dicen que muchas veces la energía psíquica se genera a partir del conflicto que tienen las personas entre lo consciente y lo inconsciente. Los movimientos que produce esta tensión en la energía psíquica suelen poder ser en dos direcciones: de progresión y de regresión.
×