Cuando alguien está pensando en ti, tendrá un gran deseo subconsciente de mantenerte en su línea de visión. Teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado, vemos que el subconsciente está trabajando en segundo plano y ha tomado la determinación de querer llevar a una persona a la vida de otra persona. De este modo, el subconsciente de ese alguien estará interesado en verte, en lo que estás haciendo o con quién estás hablando, etc. Incluso si el sujeto no te mira directamente, querrá tenerte en su línea de visión inconscientemente.
Los movimientos de la energía psíquica son principalmente dos: los que dan lugar a procesos psíquicos de progresión (desde lo inconciente hacia la conciencia y hacia el mundo exterior), y los procesos psíquicos de regresión (desde la conciencia hacia las zonas profundas del inconciente). La fase progresiva del movimiento de la libido es el "avance cotidiano del proceso de adaptación psicològica": es el proceso normal, pues la energía puede avanzar hacia fuera, e implica una sensación jubilosa de bienestar. Pero cuando por cualquier razón este movimiento se ve obstaculizado, aumenta desagfradablemente el valor psíquico de ciertos contenidos concientes, la libido no puede salir hacia fuera y regresa (fase regresiva) hacia el inconciente. Este obstáculo rompe el equilibrio entre los opuestos (pág. 88-90).
×