Não há documentos que atestem o uso divinatório do tarô anteriores ao século XVIII, embora se saiba que o uso de cartas semelhantes para tal uso era evidente por volta de 1540. Um livro intitulado Os Oráculos de Francesco Marcolino da Forli apresenta um método divinatório simples usando o naipe de ouros de um baralho comum.[8] Manuscritos de 1735 (O Quadrado dos Setes[9]) e 1750 (Cartomancia Pratesi) documentam o significado rudimentar divinatório das cartas de tarô, bem como um sistema de tirada de cartas. Em 1765, Giacomo Casanova escreveu em seu diário que sua criada russa frequentemente usava um baralho de jogar para ler a sorte.[10]
Las plumas blancas son uno de los signos más emblemáticos del mundo psíquico; si te encuentras una de repente, puede sugerir que alguien que perdiste, como un ser querido fallecido, está pensando en ti y enviándote muestras de cariño. Éstas sirven como una conexión entre esta realidad y el más allá. Y aunque esto no te permite levantar el teléfono y llamar a ese alguien que piensa en ti, hay formas de fomentar la conexión continua con quien se fue. Piensa en cuál era su pasatiempo favorito o qué era lo que más le importaba, y deja que eso te inspire y te impulse hacia adelante en tu propia vida. Al hacerlo, estarás honrando la vida de la persona fallecida, e incluso podrás encontrar más plumas blancas como signos de gratitud.
A fin de cuentas, el argumento más fuerte parece ser que los psíquicos no habían estado nunca en casa de Vodanovic y que, sin embargo, en más de un caso se las arreglaron para percibir que lo estaban. Algo que me llamó la atención es que incluso en el caso de los psíquicos que no dieron con el nombre de Vodanovic, parecía fácil para ellos suponer que estaban en la casa de alguien de la televisión. ¿Habría algo más en la casa que lo haría evidente? El problema para resolver esto es que el programa está editado, de modo que vemos lo que los editores quieren que veamos. No obstante, hice un análisis de algunas imágenes y me encontré con esto:
Todos nosotros poseemos estas funciones. Diríamos que simplemente la usamos en diferentes proporciones. Cada uno de nosotros tiene una función superior que preferimos y que está más desarrollada.; otra secundaria, de la cual somos conscientes de su existencia y la usamos solo para apoyar a la primera. También tenemos una terciaria, la cual está muy poco desarrollada y no es muy consciente para nosotros y finalmente una inferior, la cual está muy pobremente desarrollada y es tan inconsciente que podríamos negar su existencia en nosotros.

Preso num gigantesco engarrafamento, um motorista aguardava pacientemente. Enquanto os outros con­dutores desligavam os automóveis e saíam deles reclamando, olhando impacientemente para o relógio de pulso e blasfeman­do algumas palavras, o calmo motorista mantinha-se sereno. Acostumado a fazer aquele trajeto todos os dias, sabia que um engarrafamento daquelas proporções só poderia ter sido provo­cado por … Mais Respeito ao Próximo (Cenários Psíquicos vol. 1)
Una parte de la persona es el papel masculino o femenino que debemos interpretar. Para la mayoría de los teóricos, este papel está determinado por el género físico. Pero, al igual que Freud, Adler y otros, Jung pensaba que en realidad todos nosotros somos bisexuales por naturaleza. Cundo empezamos nuestra vida como fetos, poseemos órganos sexuales indiferenciados y es solo gradualmente, bajo la influencia hormonal, cuando nos volvemos machos y hembras. De la misma manera, cuando empezamos nuestra vida social como infantes, no somos masculinos o femeninos en el sentido social.
Vivimos en un mundo que pone en jaque nuestro equilibrio psíquico de forma permanente. Las propias inseguridades personales, sumadas a la crisis económica mundial, el terrorismo, el cambio climático y tantas otras amenazas, provocan un estado de alarma propicio a toda clase de desajustes psicológicos. Hoy sabemos que la incertidumbre es capaz, por sí sola, de activar el circuito psicosomático, productor de padecimientos del tipo de la hipertensión arterial, y otros muchos, que tienen expresión corporal, siendo su raíz psíquica. No obstante, el yo, la parte más realista de nuestro aparato psíquico, debe adaptarse lo mejor posible, a una vida cambiante que se ha demostrado como una tendencia universal. Los esfuerzos para esa adaptación necesaria son cada vez más importantes.
Devemos a LIPPS uma diferenciação entre o conceito de energia psíquica e o de força psíquica. Para LIPPS a força psíquica é a possibilidade de que na alma surjam processos que alcancem um determinado grau de eficácia. A energia psíquica, ao invés, é "a possibilidade, inclusa nos próprios processos, de que esta força passe a atuar".(JUNG, 2002, p.26)
Sin embargo esta energía no tiene consciencia o dirección por sí misma, es en esto similar a lo que llamamos energía Universal, pero se diferencia de ella en que la energía Universal es una energía también pura y que está entrelazada con todo lo creado, pero el Ki es en cambio una energía pura que está entrelazada a todo lo que está vivo. En pocas palabras el Ki es energía Vital.
×