A verdade, entretanto, é que não existem destinos fatais ou características pré-determinadas. Tanto na antiga arte divinatória como nas atuais ciências sociais, não são nem o ‘Destino’ nem o contexto social que determinam a consciência, mas o desenvolvimento moral e psicológico da consciência que liberta os homens de seu destino provável resultante do condicionamento social.
Una vez, antes de que el teléfono sonara, le dije a mi mami: “vamos a tener una llamada de la prima Diana, que tuvo una accidente. Su moto fue golpeada por un coche, así es cómo fue.” Entonces mami cogió el teléfono; era Diana, que le dijo lo del accidente. Mami le preguntó qué le había pasado, y era como yo le había dicho antes de que hablara con ella.
Considerando la hipótesis de que un psíquico es una especie de “mago testarudo que no quiere reconocer que es un mago” lo primero que un programa de televisión orientado a poner a prueba sus poderes tendría que hacer es implementar un excelente “control”. Por la palabra “control” quiero decir descartar la posibilidad de que haya alguna explicación alternativa a los supuestos poderes del psíquico. Se lo aclaro con un ejemplo: si le digo que soy capaz de calentar una taza de café mirándola y a continuación le digo que coja esa taza de café caliente que está en la mesa, pues la acabo de calentar con la mirada ¿me creería? Seguramente usted querría asegurarse de que no hay otra explicación posible. A lo mejor la taza ya tenía café caliente y usted no lo había notado. O a lo mejor la taza tiene un truco (un pequeño calentador oculto, operado remotamente desde mi bolsillo). O quizás el café estaba mezclado con una sustancia química que haría que se calentara después de un rato. En base a sus sospechas usted me pediría que repitiera mi hazaña, pero esta vez con una taza que usted haya podido inspeccionar (y que yo no haya podido manipular) y con café sacado de un tarro sellado, obtenido de una fuente confiable. Si nada de eso se cumple, entonces probablemente usted no me creería. En ciencias diríamos que la experiencia estuvo “mal controlada”, pues había otras explicaciones posibles y con mayor probabilidad de ser ciertas, y que no fueron tenidas en cuenta durante el experimento, de modo que el experimento no permite llegar a una conclusión.
O tarô divinatório era cada vez mais popular no Novo Mundo a partir de 1910, com a publicação do Tarô de Rider-Waite (elaborado e executado por dois membros da Aurora Dourada), que substituía a tradicional simplicidade das cartas numeradas de naipe por cenas simbólicas. Este baralho também obscureceu as alegorias cristãs do Tarô de Marselha e dos baralhos de Eliphas Lévi mudando alguns atributos (por exemplo trazendo "O Hierofante" no lugar de "O Papa", e "A Alta Sacerdotisa" no lugar de "A Papisa"). O Tarô Rider-Waite ainda é muito popular no mundo anglófono.
La duda de "volver a ser el mismo", pese a poder ser lógica, acaba siendo más uno de esos miedos de película que una frase con un sentido real. En el ser humano, el aprendizaje es continuo, y por ello, ser el mismo de antes necesariamente implica "no avanzar" o "no vivir". Sería injusto e ilógico exigir a nadie (con o sin trauma) que volviese a ser exactamente el mismo que era antes. Estamos en constante evolución, en constante construcción.
Si quieres comunicarte con tus seres queridos “muertos”, asegúrate de ponerte en contacto con un medio espiritual, no con un médium psíquico. Los médiums espirituales se comunican con los muertos, un psíquico, no. Hay miles de psíquicos, médiums psíquicos y medios espirituales publicitarios en Internet. En mi experiencia el 98% de médiums psíquicos y médiums espirituales que dicen ser capaces de comunicarse con sus seres queridos, no pueden estar a la altura de sus reclamos.
A lenda conta que quatro grandes rabis (Akiva, Ben Zoma, Ben Azai e Aher), no século II, se dedicaram a estudos esotéricos e “entraram no paraíso”. A estória afirma que “um deles viu e morreu; o segundo viu e perdeu a razão; o terceiro viu e corrompeu-se. Só rabi Akiva entrou e saiu em paz”. Poderíamos, parodiando a lenda, dizer que a palavra mata, o símbolo enlouquece, o exemplo perverte e apenas o arquétipo realmente explica a linguagem — pois ao comparar o real ao ideal, revela como a realidade extrapola seus modelos.
 Por poner un ejemplo, entre otras muchas áreas responsables por tales estados pueden observar que es común en todos los individuos, independientemente de su credo o nacionalidad, que hay una estrecha relación por parte del sistema límbico, el hipotálamo y otras regiones de estos sistemas que comprenden varios núcleos, como la amígdala y el hipocampo situados en la profundidad del lóbulo temporal. (¡Perdón por toda esta cuestión técnica! ¡Buuufff!).
Respondi si a todas las preguntas, mi gran duda, es por ke siempre sueño,ke. Hago exorcismos siempre desde niña, pero a la vez de pronto me atrae mucho las kosas del diablo, inkluso en mi infancia estuve en un internado de monjas ahi creci, haata ke en mi adolescencia. Me korrieron no solo del colegio sino, de la catedral catolica de mi ciudad, pues segun monjas, y sacerdotes, yo era el demonio, segun ellos, hasta intentaron exorcisarme, pero en contraste nunka he sido mala., hasta me dicen todos, mis conocidos ke soy. Demasiado noble, o tonta, y apesar de ke de pronto me, llama lo obscuro nunka le he dejado de sentir miedo, y hay un dibujo ke, siempre kuando menos pienso ya lo estoy, plasmando en kualkier kosa, es una mujer, osea yo pero mitad angel, y mitad, demonio de hecho me. Lo tatue en mi tobillo derecho sin planearlo solo de pronto estaba aki, y soy super srnsible a lo ke no se ve me da miedo
El término de energía psíquica es un concepto que refiere a la energía del alma o del espíritu, aunque en terrenos de la psicología se ha utilizado en numerosas ocasiones; por ejemplo, el padre del psicoanálisis Sigmund Freud o su prolífico discípulo Carl Gustav Jung hablan de ella como una energía motriz que se corresponde con la libido y se encarga de engendrar los procesos vitales. Dicen que muchas veces la energía psíquica se genera a partir del conflicto que tienen las personas entre lo consciente y lo inconsciente. Los movimientos que produce esta tensión en la energía psíquica suelen poder ser en dos direcciones: de progresión y de regresión.
×