Los fenómenos paranormales llamados "de efectos psíquicos" están caracterizados por la obtención de información sobre el mundo exterior al margen de los canales sensoriales comunes. La percepción extra-sensorial (abreviada PES) incluiría la telepatía (comunicación o transmisión de contenidos de mente a mente, pero también entre hombre y animal), la precognición (conocimiento de sucesos futuros libres), la retrocognición (conocimiento de sucesos pasados ignorados por el sujeto) y la simulcognición (conocimiento de hechos que tienen lugar en distinto espacio, en la misma unidad de tiempo). La utilización de diversos medios materiales excitarían otras presuntas facultades (radiestesia y telerradiestesia, la psicometría y las llamadas «mancias»: quiromancia, cristalomancia, cartomancia, rabdomancia, etc.) en sujetos dotados o paragnostas
Hace años que la Policía de las grandes ciudades con altos índices de criminalidad consultan a psíquicos reconocidos en casos de homicidio o personas desaparecidas para los que ya se agotaron todos los recursos razonables. La Policía de Los Ángeles, Nueva York y Chicago, entre otras, cuenta con sus listados de psíquicos a los que recurren cuando el caso está en un callejón sin salida. Recurren a ellos cuando no tienen más que perder, pero no lo hacen a lo loco. No. Acuden a ellos por su historial de aciertos que muchas veces ha incluido revelar el factor que resolvió misiones imposibles. Pat Galiardo, Noreen Reiner, Riley G y Zak Jern han sido algunos de los psíquicos norteamericanos que cuentan con una lista considerable de misterios resueltos gracias a sus facultades de percepción extrasensorial o poder de captación más allá de sus cinco sentidos físicos.
Los movimientos de la energía psíquica son principalmente dos: los que dan lugar a procesos psíquicos de progresión (desde lo inconciente hacia la conciencia y hacia el mundo exterior), y los procesos psíquicos de regresión (desde la conciencia hacia las zonas profundas del inconciente). La fase progresiva del movimiento de la libido es el "avance cotidiano del proceso de adaptación psicològica": es el proceso normal, pues la energía puede avanzar hacia fuera, e implica una sensación jubilosa de bienestar. Pero cuando por cualquier razón este movimiento se ve obstaculizado, aumenta desagfradablemente el valor psíquico de ciertos contenidos concientes, la libido no puede salir hacia fuera y regresa (fase regresiva) hacia el inconciente. Este obstáculo rompe el equilibrio entre los opuestos (pág. 88-90).
×