Por ejemplo, la necesidad de nutrientes de las células deviene en una experiencia pulsional psicológica que sería el hambre. El hambre, como pulsión, ya no se gobierna por los parámetros de origen (biológicos), no comemos simplemente lo que las células dictan, elegimos lo que comemos en virtud de mecanismos psicológicos y sociales (distintos modos que pueden emplear las pulsiones para satisfacerse). Podemos elegir entre cientos de objetos-comida para el mismo fin de calmar/suprimir la tensión. Pero la pulsión nunca queda definitivamente satisfecha.
I’ve been exploring for a little for any high quality articles or blog posts on this sort of area . Exploring in Yahoo I ultimately stumbled upon this web site. Reading this info So i’m satisfied to convey that I’ve a very good uncanny feeling I found out just what I needed. I so much no doubt will make certain to don’t omit this site and provides it a look on a continuing basis.
I am commenting to let you be aware of of the superb encounter my princess enjoyed reading through the blog. She picked up plenty of details, not to mention what it is like to have a great helping character to let other folks without hassle thoroughly grasp specified grueling things. You really did more than my expected results. Many thanks for imparting the helpful, healthy, informative not to mention easy tips about your topic to Julie.

Boa para compreender a origem de algo no seu presente, ou o desenrolar de algo para mais a frente, descobrir de maneira simples algo oculto ou obscuro na sua mente, ou confirmar algo que você ja desconfia, de toda forma, pessoalmente penso que se for para tirar duas cartas, prefiro algo apenas um pouco mais complexo, e partir logo para a tiragem de 3 cartas.
Para Jung, energía que circula por la psique y que engendra procesos psíquicos. Llamada también libido, es la energía de los procesos de la vida. Inspirándose en Heráclito, Jung indica que la circulación de energía está regida por el principio de los opuestos: la energía depende de una antítesis preexistente sin la cual no podría existir. Debe haber calor y frío, paz y guerra, etc. como fuerzas antagónicas para que pueda tener lugar el proceso de compensación llamado energía. Y así, el amor se convierte en odio, los seres pacíficos en belicosos, los cínicos en ingenuos y los santos en pecadores. La energía psíquica se genera merced al conflicto que opera en la persona —básicamente entre la conciencia y lo inconciente como polos opuestos- y subsiste como fuerza activa, consumiéndose en la actividad, para ser creada de nuevo debido a nuevas tensiones (págs. 82-87). Cuando más antagónicos son los opuestos, más intensidad de energía psíquica habrá.
×