Entendemos a la progresión como el proceso de adaptación continuo a las condiciones ambientales que surge de la necesidad vital de adaptarse (Jung, 2014). La forma más simple de ver a la progresión es a través de aquél dicho “La necesidad es la madre de la invención”, esta es una cualidad innata en nuestra especie y sirve al principio de la individuación al suprimir las condiciones adversas.


El embeleso (una traducción lo más cercana posible al “Enthrallment” definido por el psicólogo W. Gerrod Parrott) se identifica como un rapto intenso, una emoción tan fuerte que parece sacar a la persona de sí misma, específicamente en situaciones de profunda alegría o satisfacción. Como el arrebato de las distintas tradiciones místicas, durante el embeleso el espíritu parece elevarse a alturas insospechadas.

Más allá del asunto psicológico con el que nace este concepto, en lo que refiere a la energía psíquica podemos encontrar un sinfín de disciplinas de parapsicología que la estudian y aprovechan. Si de acuerdo a la psicología esta energía nace de una tensión entre opuestos, las mancias de las que hablamos procuran dirigir y potenciar esta misma energía al máximo, para que el individuo proyecte para su vida lo que considere potenciar.
×