En el sentido del cual tú lo percibes, sincronicidad está trabajando en tu vida demostrándote unos números en particular, que parece que te siguen en tu vida porque los encuentras casi como accidente sea donde mires. Lo que pasó fue que estos números en particular fueron estampados de una manera u otra en tu subconsciente. El gran poder del subconsciente puede cambiar circunstancias y en esa manera imponer esos números en tu vida de una manera u otra. Siendo que el subconsciente también puede percibir mucho más que puede tu mente consciente, el subconsciente usa este gran poder de percepción para decirle a tu mente consciente, “mira el reloj ahora, o mira a la izquierda ahora” y en esa manera alerta a la mente consciente de la presencia de esos números que te interesan a ti.

Los movimientos de la energía psíquica son principalmente dos: los que dan lugar a procesos psíquicos de progresión (desde lo inconciente hacia la conciencia y hacia el mundo exterior), y los procesos psíquicos de regresión (desde la conciencia hacia las zonas profundas del inconciente). La fase progresiva del movimiento de la libido es el "avance cotidiano del proceso de adaptación psicològica": es el proceso normal, pues la energía puede avanzar hacia fuera, e implica una sensación jubilosa de bienestar. Pero cuando por cualquier razón este movimiento se ve obstaculizado, aumenta desagfradablemente el valor psíquico de ciertos contenidos concientes, la libido no puede salir hacia fuera y regresa (fase regresiva) hacia el inconciente. Este obstáculo rompe el equilibrio entre los opuestos (pág. 88-90).
×