Una vez ambos os hayáis tomado vuestro tiempo, el que debía recibir deberá decir la imagen que le ha llegado. Si ha acertado, podéis seguir repitiendo el ejercicio, pero no olvidéis intercambiar los roles de vez en cuando. Y, de nuevo, advertimos: el acierto muchas veces es una cuestión de casualidad, para realmente hablar de que con esto se desarrolla el psiquismo, es necesario ponerlo en práctica muchas veces y acertar la gran mayoría de ellas. 
El término de energía psíquica es un concepto que refiere a la energía del alma o del espíritu, aunque en terrenos de la psicología se ha utilizado en numerosas ocasiones; por ejemplo, el padre del psicoanálisis Sigmund Freud o su prolífico discípulo Carl Gustav Jung hablan de ella como una energía motriz que se corresponde con la libido y se encarga de engendrar los procesos vitales. Dicen que muchas veces la energía psíquica se genera a partir del conflicto que tienen las personas entre lo consciente y lo inconsciente. Los movimientos que produce esta tensión en la energía psíquica suelen poder ser en dos direcciones: de progresión y de regresión.
×