A mi hay veces me da miedo por si paso por una calle o si veo a una familia o voy a una caso y persivo el olor a muerto cuando pasa eso es por que seguro alguien va a morir hay veces que el aire huele a muerto pero pues es por lo que pasara eso me da miedo y me a pasado que hay personas que no conosco de repente las veo y trato de recordar en donde las vi resulta que en mi sueño y tambien situaciones que pasaran si es bueno dejo que pase pero si se que es malo impido a que suceda eso a puesto en que pensar muchas veces.

Definitely believe that which you said. Your favorite justification appeared to be on the net the easiest thing to be aware of. I say to you, I definitely get irked while people consider worries that they plainly don’t know about. You managed to hit the nail upon the top as well as defined out the whole thing without having side effect , people can take a signal. Will probably be back to get more. Thanks
What i do not understood is in fact how you are now not really a lot more well-liked than you might be right now. You’re very intelligent. You realize therefore considerably relating to this subject, produced me in my view believe it from numerous various angles. Its like men and women are not involved until it¡¦s something to do with Woman gaga! Your individual stuffs excellent. All the time take care of it up!

Una vez, antes de que el teléfono sonara, le dije a mi mami: “vamos a tener una llamada de la prima Diana, que tuvo una accidente. Su moto fue golpeada por un coche, así es cómo fue.” Entonces mami cogió el teléfono; era Diana, que le dijo lo del accidente. Mami le preguntó qué le había pasado, y era como yo le había dicho antes de que hablara con ella.
 Deseo mencionar la interesantísimo obre de nuestro querido amiigo el neurobiólogo Profesor Rodriguez Delgado, (1915-2011) "El control físico de la mente", como explica que se puede producir placer o dolor, estimulando áreas específicas del cerebro y en nuestras conversaciones sobre la realidad de la existencia, mantiene el criterio de que nuestro cerebro es el portador material de toda información que existe después de la desaparición física.
¿En qué momento dejamos de ver y de sentir de esta manera? ¿Y por qué? ¿Podemos volver a recuperar estas fantásticas capacidades? En algún momento de nuestra vida, quizá presionados por todo lo que nos rodea, perdemos esa conexión con lo sutil. Pero los niños están ahí para recordarnos que podemos percibir la vida y sus manifestaciones de otra forma, una forma que reside en lo más profundo de nuestro ser. Cuando no somos fieles a nuestros sentimientos y empezamos a aparentar algo que no somos para entrar en el juego de la competencia social, perdemos a nuestro niño interior, y seguramente con él, la capacidad de percibir con el corazón. Sobre todo esto, los niños y los animales todavía tienen mucho que enseñarnos.
Entendemos a la progresión como el proceso de adaptación continuo a las condiciones ambientales que surge de la necesidad vital de adaptarse (Jung, 2014). La forma más simple de ver a la progresión es a través de aquél dicho “La necesidad es la madre de la invención”, esta es una cualidad innata en nuestra especie y sirve al principio de la individuación al suprimir las condiciones adversas.
Herbert Marcuse, teórico social cercano a las ideas de Freud, dio la vuelta al concepto de sublimación para explicar por qué una liberación sexual no redunda necesariamente en una liberación general o auténtica y, por el contrario, contribuye a fortalecer mecanismos represivos. Marcuse vivió las protestas mundiales de la década de 1960, caracterizadas en muchos casos por esta apertura masiva de la sexualidad, al mismo tiempo que en otros ámbitos como la familia o el gobierno, las restricciones sociales ganaban presencia. En cierta forma puede decirse que la desublimación represiva distrae de la consecución de la verdadera libertad.
Más allá del asunto psicológico con el que nace este concepto, en lo que refiere a la energía psíquica podemos encontrar un sinfín de disciplinas de parapsicología que la estudian y aprovechan. Si de acuerdo a la psicología esta energía nace de una tensión entre opuestos, las mancias de las que hablamos procuran dirigir y potenciar esta misma energía al máximo, para que el individuo proyecte para su vida lo que considere potenciar.
×