Luego muestran en otras tomas que los productores dejaron sobre el velador una foto de unos niños de la familia de Vodanovic. Es cierto que él no sale, pero ¿nunca le ha pasado ver fotos de niños y decir “es igual a su papá”, o a su tío, o a quién sea? De nuevo: se estaban evaluando poderes psíquicos y no el ser buen fisonomista. Cada una de estas cosas va sembrando dudas. Si el psíquico acierta, no sabemos si es por psíquico o por otra posible explicación, simplemente porque el experimento está mal hecho.
Esta imagen es de una entrevista que Vodanovic concedió a fines de 2011 y que está en YouTube. Vea la pintura detrás de Vodanovic… Si termina de leer esta columna, más abajo volverá a ver esta pintura. ¿Cómo estar seguros entonces de que el psíquico no conocía la pintura y que, más encima, el “AVP” no haya terminado dándole el empujoncito que su memoria necesitaba?
Esperamos desde Generación PHI que te unas a nuestra iniciativa y que participes enviándonos por ejemplo fotos que hayas sacado de eventos que te parecieron extraños y te gustaría sumar a nuestra galería de Instagram, o quizá enviarnos alguna historia de situaciones que te hayan ocurrido a vos o tus hijos y quieras compartirlas o buscar respuestas.

Se ha sabido que las personas que, originalmente no nacieron con los regalos psíquicos, los adquieren después de experimentar un incidente traumático, o quizás, una experiencia cercana a la muerte. Si bien es posible que una persona se vuelva más psíquicamente consciente después de una experiencia traumática, todavía no les da los dones de la mediumnidad. Pueden llegar a ser psíquicos, y pueden incluso decir que son un médium psíquico, pero esto no es lo mismo que ser un médium espiritual que puede comunicarse con los muertos. Un médium espiritual nace con el don de acceder al mundo espiritual.


Para ello deberéis establecer unos signos, puede ser cualquier cosa, el ejemplo que ponemos nosotros son formas geométricas o colores. Acordad 4 o 5 de ellos y concentraos ambos. En este caso, uno de los dos deberá concentrarse en lo que quiere transmitir y el otro deberá concentrarse en recibir algo. Si uno se equivoca, os equivocáis ambos en realidad.
×