Todas essas referências se encontram combinadas em maior ou menor grau nos estados alterados de consciência e se constituem em autenticas revelações místicas. Sejam elas naturais, espontâneas ou induzidas por meio de tambores, mantras ou enteógenos. Dependendo da intensidade de tais experiências, elas podem alcançar o seu ápice, que é a sensação de fusão do Eu com o Absoluto, a "unio mistica" por excelência. Seria ingenuidade supor que uma tal gama de fenômenos, com tantas repercussões psicológicas, éticas e sociais relevantes, possam ser interpretados como mera regressão infantil (mesmo que benéfica ao ego), ou o que seria pior, um tipo de "degenerescência positiva" de um estado psicótico.
Mire lo que me muestra una rápida búsqueda en Google. Vodanovic hablando sobre la terapia que hace con imanes en revista Paula, en revista Caras, La Cuarta, Terra, Vanidades, LUN, Cooperativa, Cambio 21… Y eso sin mencionar que también salió en programas de televisión refiriéndose al tema. Claro, si uno estuvo escondido debajo de una piedra durante los últimos años cabe la posibilidad de que no se haya enterado de lo de Vodanovic y los imanes, pero resulta que en el negocio de los psíquicos es tan importante saber quién es quién como en cualquier otra profesión u oficio. A lo mejor un psíquico no tiene idea de quién es y qué hace Phil Plait, por ejemplo, pero sería muy raro que un divulgador científico, especialmente de la corriente escéptica, lo ignorara. Análogamente, a lo mejor yo no tendría por qué saber que Vodanovic se dedica a la medicina alternativa, pero sería raro que quienes trabajan en ese tipo de cosas lo desconocieran.

Una vez ambos os hayáis tomado vuestro tiempo, el que debía recibir deberá decir la imagen que le ha llegado. Si ha acertado, podéis seguir repitiendo el ejercicio, pero no olvidéis intercambiar los roles de vez en cuando. Y, de nuevo, advertimos: el acierto muchas veces es una cuestión de casualidad, para realmente hablar de que con esto se desarrolla el psiquismo, es necesario ponerlo en práctica muchas veces y acertar la gran mayoría de ellas. 
Con esta propuesta Jung pone la libido en dos terrenos aparentemente distintos: aquél de las necesidades fisiológicas y el de los fenómenos psíquicos, separando su concepto de libido finalmente de aquél originalmente propuesto por Freud. La libido puede ser considerada como un factor instintivo desde el momento que consideramos otra definición dada por Jung: “El instinto es una misteriosa manifestación vital, de carácter en parte psíquico y en parte fisiológico” (Ibid.,pág. 151).
El término de energía psíquica es un concepto que refiere a la energía del alma o del espíritu, aunque en terrenos de la psicología se ha utilizado en numerosas ocasiones; por ejemplo, el padre del psicoanálisis Sigmund Freud o su prolífico discípulo Carl Gustav Jung hablan de ella como una energía motriz que se corresponde con la libido y se encarga de engendrar los procesos vitales. Dicen que muchas veces la energía psíquica se genera a partir del conflicto que tienen las personas entre lo consciente y lo inconsciente. Los movimientos que produce esta tensión en la energía psíquica suelen poder ser en dos direcciones: de progresión y de regresión.
×