Una parte de la persona es el papel masculino o femenino que debemos interpretar. Para la mayoría de los teóricos, este papel está determinado por el género físico. Pero, al igual que Freud, Adler y otros, Jung pensaba que en realidad todos nosotros somos bisexuales por naturaleza. Cundo empezamos nuestra vida como fetos, poseemos órganos sexuales indiferenciados y es solo gradualmente, bajo la influencia hormonal, cuando nos volvemos machos y hembras. De la misma manera, cuando empezamos nuestra vida social como infantes, no somos masculinos o femeninos en el sentido social.
Are you the type of guy who likes to look at fat girls naked? If so, then https://t.frtyh.com/755v8haio0?aff_id=29696&offer_id=5331&bo=2753,2754,2755,2756 is the site you’ve been searching for. It’s full of nothing but sexy fat women. These big beautiful women are exactly what your eyeballs have been begging to see. Don’t be surprised if you pop a boner while looking at these hefty honeys. They’re full of curves and are exactly what your penis likes.
Pasados unos 5 o 10 minutos del primer ejercicio, ahora volvemos a ver el objeto, pero esta vez en períodos más cortos, y al hacerlo cerramos nuestros ojos a la vez que intentamos formarnos una imagen nítida del objeto moviéndose. Mi consejo es no intentar hacer que se mueva de una manera determinada, sino más bien, dejar que se mueva en nuestra mente hacia donde quiera. Es decir, miramos que hace el objeto, en lugar de forzarlo en nuestra mente a hacer algo. Este ejercicio nos permitirá “Ver” en otro plano de realidad lo que la réplica del objeto hace en nuestra mente, y te aseguro que si solo miras pasivamente, comenzarás a sentir satisfacción y calma, en lugar de la clásica tensión que sienten quienes aún no controlan la energía Psíquica por falta de un aprendizaje correcto.
Para Jung, energía que circula por la psique y que engendra procesos psíquicos. Llamada también libido, es la energía de los procesos de la vida. Inspirándose en Heráclito, Jung indica que la circulación de energía está regida por el principio de los opuestos: la energía depende de una antítesis preexistente sin la cual no podría existir. Debe haber calor y frío, paz y guerra, etc. como fuerzas antagónicas para que pueda tener lugar el proceso de compensación llamado energía. Y así, el amor se convierte en odio, los seres pacíficos en belicosos, los cínicos en ingenuos y los santos en pecadores. La energía psíquica se genera merced al conflicto que opera en la persona —básicamente entre la conciencia y lo inconciente como polos opuestos- y subsiste como fuerza activa, consumiéndose en la actividad, para ser creada de nuevo debido a nuevas tensiones (págs. 82-87). Cuando más antagónicos son los opuestos, más intensidad de energía psíquica habrá.
×