Esas inscripciones extrañas son las portadoras de una verdad parcelada que llega hasta nuestros días, con interpretaciones muy diversas. En el interior de la Gran Pirámide existe un túnel que conduce a través y debajo de La Esfinge, hasta un templo de iniciación egipcia. En este templo se hallan las tablillas donde están descritas las cartas del Tarot. Constan 108 tablillas, de las cuales sólo se conocen 78 láminas de oro puro con figuras de los Arcanos mayores y menores. El libro se componía de símbolos y jeroglíficos en los que se concretaba la sabiduría de Thot. Las enseñanzas del Libro de Thot se refieren a dos mundos: el oculto y el manifestado.
- ¿He mantenido la verdad y la fidelidad, o bien he dañado a los demás con falsedades, calumnias, juicios temerarios o la violación de algún secreto? ¿Me gusta murmurar y criticar? ¿He propagado rumores que creaban mal ambiente y desánimo? ¿He difundido insinuaciones maliciosas, medias palabras o juicios que contribuyan a dar mala fama y a dañar a otros? Cuando alguien ha sido acusado o criticado injustamente, ¿me he desentendido del tema en lugar de defenderlo y testificar a su favor?

Los especialistas en cartomancia dicen que no es una casualidad que el arcano del Ermitaño corresponda al número 9: el hombre en tres cuerpos. 9 es el número que refiere a la triada terrenal, la triada del cielo pero también la triada del hombre. Son triadas que cubren los aspectos del humano a nivel terrenal y el universo, por lo que termina siendo una carta sumamente importante en la lectura del tarot gratis.
San Juan Colombini leyó también por casualidad, y casi contra su voluntad, un libro devoto, y eso bastó para hacerle dejar el mundo y hacerle fundador de una orden religiosa. De dos cortesanos del emperador Teodosio. Cuenta San Agustín que entraron un día en un monasterio: dos de ellos se puso a curiosear una Vida de San Antonio que encontró en una celda; pero de tal modo le fueron dominando los santos pensamientos que leía, que allí mismo tomó la resolución de dejar el mundo, y luego habló a su compañero con tal fervor, que los dos decidieron dedicarse en aquel monasterio, al servicio de Dios.
Papa Francisco: ''¿Me dejo transformar por Jesús Eucaristía?'': A las 19 horas de hoy, Solemnidad del santísimo Cuerpo y sangre de Cristo, el santo padre Francisco celebró la Santa Misa, en el atrio de la Basílica de Juan de Letrán. Luego presidió la Procesión Eucarística que, recorriendo via Merulana, llegó hasta la Basílica de Santa María la Mayor. Ciudad del Vaticano, 30 de mayo de 2013.

"Lo estáis oyendo, jóvenes: caminar contra corriente": a las 10 de esta mañana, V domingo de Pascua, en la basílica Vaticana, el santo padre Francisco ha celebrado la santa misa por los confirmandos y confirmados de todo el mundi, junto con peregrinos de Roma en ocasión del Año de la Fe y ha administrado el sacramento de la confirmación a 44 de ellos. Ciudad del Vaticano, 28 de abril de 2013.


Es a partir de los Siglos XVII y XIX, cuando el Tarot transgrede un contexto social popular para sentarse, con gran entusiasmo, en sociedades ocultistas y esotéricas como herramienta de interpretación y adivinación. Incluso Antoine Court de Gébelin, clérigo francés, escribirá un texto a modo de tratado titulado Le Monde Primitif; donde se vincula las imágenes del Tarot de Marsella con misterios como el de Isis y Thoth, para ello Gébelin verá claras conexiones entre los triunfos y figuras del Tarot de Marsella con el de Egipto; el propio Aleister Crowley tomará estos preceptos asentados por Antoine Coourt de Gébelin para crear su famosa baraja de Thoth.
Por consiguiente, cuando dice: Otra vez me causáis dolores de parto, hasta que Cristo tome forma en vosotros, no se refiere al inicio de su fe, por el cual ya había nacido, sino al robustecimiento y perfeccionamiento de la misma. En este mismo sentido, habla en otro lugar, con palabras distintas, de este parto doloroso, cuando dice: La carga de cada día, la preocupación por todas las Iglesias. ¿Quién sin que yo enferme?, ¿quién cae sin que a mi me de fiebre?
El mago es sinónimo del viejo sabio, que se remonta en línea directa a la figura del hechicero de la sociedad primitiva. Es, como el Ánima, un demonio inmortal, que ilumina con la luz del sentido las caóticas oscuridades de la vida pura y simple. Es el iluminador, el preceptor y maestro, un psicopompo (conductor de almas), a cuya personificación no pudo escapar ni siquiera el «destructor de las tablas», Nietzsche, puesto que declaró portador y proclamador de su propia iluminación y éxtasis «dionisíacos» a su encarnación en Zaratustra, ese espíritu superior de una era casi homérica.

Por ello es que insistimos en el rescate de la espiritualidad como esencia de vida, como norte de la educación y de la formación de esa conciencia ecológica. Para Gallegos (1999), “la espiritualidad es una experiencia individual natural y directa de lo sagrado, de lo trascendente, del fundamento último que es la esencia de todo lo que existe”. Esto quiere decir que la espiritualidad es una actitud de vida, un modo de asumir la cotidianidad, de entender e interpretar lo subjetivo e intersubjetivo como factores que se conjugan en actitudes, en sentimientos y por ende en los valores que impulsan al hombre a actuar en la sociedad a la que se pertenece; implica, que la verdadera espiritualidad no tiene relación con dogmas religiosos ni con ninguna institución. Ella es la base del puente de una educación consciente y holista que parte de la familia. Y esa conciencia espiritualista puede ser el asidero para generar un cambio en la actitud depredadora del medio ambiente hacia una conservacionista, ecológica y del reciclaje. Hay que comenzar actuar ya. Hasta la próxima semana.
Sí que parece que las cosas están llegando a un punto crítico. He estado agradecido de ver, en medio de esta crisis espiritual y la expresión de algo malo, a personas de gran carácter y visión transcendiendo la política, levantándose para ser contadas y decir la verdad. Estemos entre aquellos que con valentía dicen la verdad y se enfrentan a lo que se tiene que hacer frente cuando debe ser afrontado. Y lo que es aún más importante, vivamos una vida de constante expresión de la cascada del amor. Esta es nuestra oportunidad.
Papa Francisco: ''¿Me dejo transformar por Jesús Eucaristía?'': A las 19 horas de hoy, Solemnidad del santísimo Cuerpo y sangre de Cristo, el santo padre Francisco celebró la Santa Misa, en el atrio de la Basílica de Juan de Letrán. Luego presidió la Procesión Eucarística que, recorriendo via Merulana, llegó hasta la Basílica de Santa María la Mayor. Ciudad del Vaticano, 30 de mayo de 2013.
A veces la vida es un paseo por el parque. A veces es el Arise Festival y hay bandas tocando y personas aclamando. Y a veces nos suceden cosas que suponen un reto para cada uno de nosotros. Y ya sabes, ganamos mucho dinero en esos tiempos—nos ganamos el sustento. En esos momentos, abrazamos la verdad de quienes somos en esencia o acabamos en algo menos que eso. Acabamos reaccionando. Nos convertimos en personas de mentiras y odio. Mentimos sobre quienes somos. Mentimos sobre quienes son los demás. Cuando reaccionamos en vez de entrar en el círculo de la vida, estamos entrando en el círculo de la muerte—en una danza de la muerte.
En la actualidad existen multitud de variantes, en cuanto a las formas y las figuras, de tipos de Tarots. Se piensa que todos proceden de un tronco único, cuyo origen puede ser Italia. Con el tiempo, en especial las figuras, tienden a adaptarse a la idiosincrasia del país, del lugar o incluso del grupo de ocultistas que las utilicen. Si bien, existen distintos modelos, todas las cartas del Tarot coinciden en la trascendencia semántica e interpretativa de cada tirada y de cada carta.
Existen muchos mitos en donde aparece un dios cabalgando sobre un carro, como el caso de Krishna y Arjuna en el Bhagavad Gita, el dios solar Ra entre los egipcios, así como Helios y Faetón en la mitología griega. En el Tarot Vikingo aparece Thor sobre su carruaje tirado por cabras y en el Tarot Mítico aparece Ares. En el Tarot X de CLAMP es representado por Sorata Arisugawa.
A veces la vida es un paseo por el parque. A veces es el Arise Festival y hay bandas tocando y personas aclamando. Y a veces nos suceden cosas que suponen un reto para cada uno de nosotros. Y ya sabes, ganamos mucho dinero en esos tiempos—nos ganamos el sustento. En esos momentos, abrazamos la verdad de quienes somos en esencia o acabamos en algo menos que eso. Acabamos reaccionando. Nos convertimos en personas de mentiras y odio. Mentimos sobre quienes somos. Mentimos sobre quienes son los demás. Cuando reaccionamos en vez de entrar en el círculo de la vida, estamos entrando en el círculo de la muerte—en una danza de la muerte.
Una mentalidad machista ignora la novedad del cristianismo: discurso que dirigió Benedicto XVI el sábado a los participantes en el congreso internacional «Mujer y varón, la totalidad del humanum», celebrado en Roma del 7 al 9 de febrero para recordar los veinte años de la publicación de la carta apostólica de Juan Pablo II «Mulieris dignitatem». Ciudad del Vaticano, 9 febrero 2008.

Tradicionalmente el tarot asocia la Torre con el caos, la catástrofe y la ruina. La Torre de Babel que es destruida por tener cimientos débiles (la arrogancia). En general, la Torre representa la "ira divina" con el rayo destrozando lo construido y suele interpretarse que vaticina desastres y ruina. Sin embargo, su alegorismo más positivo es que la Torre representa las fuerzas divinas impulsando a la persona, sacándola de su comodidad en la Torre de Marfil para que pueda enfrentarse al mundo, crecer y evolucionar. La Torre, en cierta forma, representa la arrogancia que es castigada.
Luego viene la lectura de la vida de los santos, que son ejemplos de hombres de carne y hueso que llevaron una vida santa en el mismo mundo que el nuestro. Los ejemplos vivos de sus virtudes heroicas excitan la admiración y estimulan el esfuerzo para alcanzar esas alturas. Estas lecturas convirtieron a innumerables almas dentro de las cuales podemos destacar a San Ignacio, el fundador de la Compañía de Jesús o Jesuitas, y autor de los ejercicios espirituales que llevan su nombre.
Sea como fuere, cada arquetipo varía en función de múltiples funciones, más allá del contexto, un arquetipo debe estudiarse e interpretarse en un conjunto de condiciones: situación de quien pide consulta, ubicación de cada carta con respecto a sus vecinas y al resto de la tirada, incluso la posición de la propia figura, siendo distinto el significado en cada uno de los casos.

Sin embargo, “las buenas cartas no se equivocan”, por eso lo más importante es que al hacer tu consulta con las cartas del tarot te mantengas totalmente conectado y concentrado con tus maestros superiores para que te guíen hacia eso que quieres saber, pensando en esa persona con la que quieres arreglar las cosas, o enfocado en ese trabajo, ese proyecto, ese estado de salud que quieres lograr.
Por otra parte, en este punto hemos de señalar que los 22 arcanos mayores y los 56 menores que configuran el Tarot, no se les otorga el poder de adivinar el futuro, pero si el de predecir, en otras palabras, el Tarot nos indica la posibilidad de un futuro entre muchos posibles, de hecho se parte del principio que pese a la fidelidad de las cartas, y de quien las interpreta, el futuro son las consecuencias de distintas elecciones, por lo tanto no se concibe como algo cerrado e inexorable; alguien que verdaderamente ame esta técnica del tarot, debe explicarle a quien se somete a sus interpretaciones de estas cuestiones.
El resultado de este amor es la imitación perfecta de Cristo, en la medida en que esto es posible. Quien dice que permanece en Cristo -dice san Juan- debe vivir como vivió él. Mas como sea que los hombres son concebidos por la madre para ser formados, y luego, una vez ya formados, se les da ya a luz y nacen, puede sorprendernos la afirmación precedente: Otra vez me causáis dolores de parto, hasta que Cristo tome forma en vosotros. A no ser de que entendamos este sufrir de nuevo dolores de parto en el sentido de las angustias que le causó al Apóstol su solicitud en darlos a luz para que nacieran en Cristo; y ahora de nuevo los da a luz dolorosamente por los peligros de engaño en los que los ve envueltos. Esta preocupación que le producen tales cuidados, acerca de ellos, y que él compara a los dolores de parto, se prolongará hasta que lleguen a la medida de Cristo en su plenitud, para que ya no sean llevados por todo viento de doctrina.

Además, cuando en la lectura se recibe alguna luz especial, por alguna máxima o algún acto de virtud allí referido y se siente que aquello asimila el corazón conviene cerrar el libro, levantar el espíritu a Dios y tomar alguna resolución, o hacer algún acto fervoroso o una suplica ardiente a Dios; «Que la lectura deje paso al oración», –apunta San Bernardo–. Será muy buena cosa retirarse entonces a orar, mientras se sienta la influencia de aquel vivo sentimiento que nos conmovió imitemos a la abeja, que no se posa en la segunda flor mientras no ha libado toda la sustancia de la primera: no importa que se pase así todo el tiempo destinado a la lectura, porque de ordinario, suele ser para mayor provecho del espíritu; bien puede suceder que la lectura de un versículo deje más fruto que si se hubiese leído una pagina entera.


¿Qué es lo que sigue? Isaac -continúa la Escritura- dijo a Abrahán, su padre: "Padre". Esta es la voz que el hijo pronuncia en el momento de la prueba. ¡Cuán fuerte tuvo que ser la conmoción que produjo en el padre esta voz del hijo, a punto de ser inmolado! Y, aunque su fe lo obligaba a ser flexible,  Abrahán, con todo, le responde con palabras de igual afecto: "Aquí estoy, hijo mío". El muchacho dijo: "Tenemos fuego y leña, pero ¿dónde está el cordero para el sacrificio?" Abrahán contestó: "Dios proveerá el cordero para el sacrificio, hijo mío".
Pero, ¿cómo se utilizan las cartas en el tarot? La tarotista, tras escuchar tu pregunta, baraja todas las cartas y las coloca en un orden específico boca abajo. Existen muchas formas de colocarlas, siempre que representen el pasado, presente y futuro. Finalmente las irá girando una a una a medida que comparte contigo lo que le transmite cada carta.
×