Según el tarot, el Ermitaño representa la introspección, la meditación en solitario, la necesidad de autoconocimiento, de retiro del mundo para entender mejor lo aprendido y asimilarlo. Históricamente esto se ha visto en diferentes religiones, como lo demuestra la parábola de Gautama Buda cuando éste se convierte en un asceta y medita solo en la selva por mucho tiempo, Jesús al estar cuarenta días meditando solo en el desierto, Zoroastro al refugiarse solo en la montaña, Mahoma al meditar solitariamente en una cueva donde se le aparece el arcángel Gabriel, y Krishna cuando se dedicaba a pastorear vacas en el bosque. Casi todas las figuras religiosas suelen tener en la historia de su vida un período de reclusión y aislamiento voluntario.
En realidad cada persona acaba creando su forma personal de tirar las cartas, siempre basada en una de las arriba citadas. Lo importante es crear su propio código. Lo mismo ocurre con la forma de barajar y de cortar las cartas. Cada uno tiene su forma de cortarlas, en 2 montones o en 3. Y de barajarlas: algunos dividen el motón en dos y las mezclan horizontalmente a la altura del 6º chakra; otros las mezclan como si se tratara de las fichas de un dominó, para que unas queden al derecho y otras al revés. Para unos es fundamental que el corte y la elección de las cartas se haga con la mano izquierda, el subconsciente; otros prefieren el corte con la mano derecha, que es la que está en contacto con el universo y es como vamos evolucionando las personas; en cambio para otros da igual la mano con la que se haga.

Ahora imagina una luz perla blanca que emana desde tu corazón, envuelve tu cuerpo e ilumina el área que te rodea - iluminando todas las sombras y la oscuridad. Visualiza un resplandor púrpura que se mezcla con la luz blanca a la vez que te tranquiliza y protege. Estás a salvo - conectado con la Tierra y protegido por la luz cálida, amorosa y dichosa.


Se recomienda leer una media hora diaria teniendo en cuenta que la lectura espiritual no es un estudio sino un ejercicio de piedad. Si vamos a ella es para nutrir nuestra oración. Lo importante no es pues leer mucho, sino asimilar convenientemente lo leído. Hay que volver a leer un pasaje que nos haya impresionado o hecho bien a fin de grabarlo profundamente en nuestro corazón. Sería una tentación pensar que esto es una pérdida de tiempo. Al contrario, como se pierde tiempo, es leyendo mucho y mal. Hay que luchar contra la inconstancia y volubilidad que nos empuja a cambiar de libro a cada rato sin acabar nunca lo que se empezó. No sería serio y provechoso. Por fin es importante que la lectura y la oración vayan juntos. Es muy útil pasar de la oración a la lectura espiritual y de ésta a la oración.
El tarot gratis es tan amplio que puedes preguntar por cualquier caso de tu vida: como saber de inmediato si debes huir de una relación, o las preguntas que más solemos hacer, y están relacionadas con el amor: ¿mi ex piensa en mí?, ¿cómo saber si aún me ama?, ¿debo volver con mi ex?. También si estás en una relación estable, puedes preguntar si las  cosas van bien o mal, ¿qué siente por mí?, ¿cómo saber mi futuro en el amor inmediato?, entre otras cosas.
            Otro medio para crecer en la vida espiritual es el trato con personas «fervorosas y llenas de Dios». Ellas son verdaderamente la sal de la tierra y la luz del mundo. Su conversación y sus ejemplos son de los medios más poderosos para encender de amor divino nuestro corazón. Entrar en contacto con estas personas nos hace participar de sus luces y del ardor de su caridad. Sus palabras son palabras de vida eterna, porque son las palabras del mismo Dios que nos habla a través de sus labios. Cuando no podemos entrar en contacto con dichas personas, ni escuchar su palabra viva, podemos suplir esta carencia con las lecturas espirituales.
Aunque muchos se preguntan la fiabilidad y credibilidad de una lectura de cartas del tarot, pues una gran cantidad de personas pone en duda su función, estos símbolos representados en las cartas reflejan una manera de contar la historia de la vida. Por supuesto, cada cabeza es un mundo y cada quien cree lo quiere creer, pero a las personas que se hagan consultas del tarot debe despojarse de todos esos juicios infundados y abrir su corazón y su mente para recibir las respuestas del oráculo.
He integrado un protocolo que aúna algunos de mis dones, métodos y conocimientos y que trabaja con todo ello, junto a mis Guías que siempre acompañan en todo lo que hago. Corregimos y limpiamos al instante cualquier programa que no nos pertenezca. Incluidos los relacionados con la abundancia de todo tipo. (ego=principio de escasez. Espíritu=principio de abundancia).
×