Para todos los interesados en hacerse una consulta, es importante que una tirada de cartas gratis pueda darle un panorama certero de lo que está pasando en su vida, pues en la actualidad las personas están tan atareados con la rutina diaria que tienen el tiempo contado. No obstante, siempre están atraídos por la idea de saber lo que depara su destino, lo que trae su futuro y como la adivinación les puede ayudar a dar respuesta a sus problemas, incluso a saber que técnicas les puede indicar el tarot gratis para lograr sus objetivos. Sin embargo, aunque muchas personas reciben su respuesta, no todas están de acuerdo o dispuestas a hacer cambios en su vida para poder entrar en el camino hacia donde se dirige su meta, o bien, en algunos casos, cambiar lo que hay en su “zona de confort” para dirigirse a lo que realmente debe hacer según dicta su misión de vida.
Cristo toma forma, por la fe, en el interior del creyente, el cual es llamado a la libertad de la gracia, es manso y humilde de corazón, y no se jacta del mérito de sus obras, que es nulo, sino que reconoce que la gracia es el fruto de sus propios méritos; a este puede Cristo llamar su humilde hermano, lo que equivale a identificarlo consigo mismo, ya que dice: Cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis. Cristo toma la forma en aquel que recibe la forma de Cristo, y recibe la forma de Cristo el que vive unido a él con un amor espiritual.
Existen varios tipos de Tarot distintos: el Gringonneur o baraja de Carlos V, el de Yale, el de Colleoni, el de Brera o Brambilla, el de Magtegna, el de Minchiate (Florencia), el de Etteila, el de Visconti-Sforza (siglo XV Bergamo), el de Marsella, el Egipcio, Alquimístico, el Gitano, el de París, el Alemán, el Clásico (1880 Piamonte, Italia), el de Besançon, Arthur E. Waite 1910, Aleister Crowley de 1944, el de Dalí, Erótico de Lucca Raimondo de 2000, ...
Existen varios tipos de Tarot distintos: el Gringonneur o baraja de Carlos V, el de Yale, el de Colleoni, el de Brera o Brambilla, el de Magtegna, el de Minchiate (Florencia), el de Etteila, el de Visconti-Sforza (siglo XV Bergamo), el de Marsella, el Egipcio, Alquimístico, el Gitano, el de París, el Alemán, el Clásico (1880 Piamonte, Italia), el de Besançon, Arthur E. Waite 1910, Aleister Crowley de 1944, el de Dalí, Erótico de Lucca Raimondo de 2000, ...

Luego vienen las obras ascético-místicas, de orientación práctica, escritas precisamente para fomentar la piedad de los fieles. Entre ellas podremos citar en especial: la Imitación de Cristo de Kempis, las obras de San Francisco de Sales, de San Alfonso de Ligorio, de Santa Teresa de Ávila, de San Juan de la Cruz, de Santa Teresita del Niño Jesús, de Don Marmion O.S.B., de Royo Marín O.P., etc.


El motivo por el cual el Apóstol escribe a los gálatas es su deseo de que entiendan que la gracia de Dios hace que no estén ya sujetos a la ley. En efecto, de haberles sido anunciada la gracia del Evangelio, no faltaron algunos, provenientes de la circuncisión, que, aunque cristianos, no habían llegado a comprender toda la gratuidad del don de Dios y querían continuar bajo el yugo de la ley; ley que el Señor Dios había impuesto a los que estaban bajo la servidumbre del pecado y no de la justicia, esto es, ley justa en sí misma que Dios había dado a unos hombres injustos, no para quitar sus pecados, sino para ponerlos de manifiesto; porque lo único que quita el pecado es el don gratuito de la fe, que actúa por el amor. Ellos pretendían que los gálatas, beneficiarios ya de este don gratuito, se sometieran al yugo de la ley, asegurándoles que de nada le serviría el Evangelio si no se circuncidaban y no observaban las demás prescripciones rituales del judaísmo.
Otro de los medios que tenemos a nuestra disposición para crecer en la vida espiritual es la acción. La vida espiritual crece continuamente en nosotros siempre que no pongamos obstáculos a su desarrollo y que, por el contrario, realicemos acciones «vitales», es decir, acciones cabalmente buenas, nacidas de la gracia y de la caridad. Para que una acción sea realmente buena desde el punto de vista cristiano tiene que brotar de la gracia y de la caridad y, por tanto, estar ordenada expresa y directamente a Dios como fin último. En cambio, si una acción se separa o se tuerce del orden establecido por Dios, aunque aparentemente sea buena y beneficie a alguien, sin embargo, es mala. Desde esta perspectiva, cualquier acción, incluso la más insignificante, la más natural y la más vil nos hace crecer espiritualmente siempre que proceda de la gracia y de la caridad y tenga por objetivo acomodarse a los planes de Dios. Por eso, también la vida más ordinaria, dedicada a las tareas más viles y despreciables conduce a alcanzar los grados más altos de la santidad cuando todo se hace por amor a Dios y con rectitud de conciencia.
Una mentalidad machista ignora la novedad del cristianismo: discurso que dirigió Benedicto XVI el sábado a los participantes en el congreso internacional «Mujer y varón, la totalidad del humanum», celebrado en Roma del 7 al 9 de febrero para recordar los veinte años de la publicación de la carta apostólica de Juan Pablo II «Mulieris dignitatem». Ciudad del Vaticano, 9 febrero 2008.
De que se tratan: El libro llegó a mi vida para dar inicio a lo que sería mi propio viaje a Ixtlan y al descubrimiento de mi fuerza guerra, porque si hay libros que nos inviten a desarrollar la conciencia y sabiduría humana son los de la serie de Carlos Castaneda, quien nos relata las enseñanzas de Don Juan y su entendimiento de la vida, de la disciplina física y mental, de decir ¡Quiero parar el mundo! de abandonar nuestra historia personal, el respeto hacia el entorno, fluir con la actitud del guerrero para poder  vivir una vida impecable. A través de la sabiduría de los chamanes del antiguo México, sus libros nos acercan a una visión de vida, muerte y universo diferente pero reveladora.
            Además de este crecimiento individual en la vida espiritual, obtenido mediante la práctica de la caridad y la comunicación con Dios mediante la oración personal, existe –como decíamos más arriba– un crecimiento colectivo realizado principalmente por medio de los sacramentos. Estos medios confieren la gracia o la aumentan, no sólo por el espíritu con el que se viven, sino en razón de la misma obra –ex opere operato–, aunque por causas involuntarias falte la devoción e incluso la intención actual. Según Arintero, la Penitencia y la Eucaristía son los dos sacramentos más directamente relacionados con nuestro crecimiento espiritual. La penitencia nos hace crecer purificando y sanando, mientras que la Eucaristía lo hace alimentando, fortaleciendo y haciéndonos crecer en caridad y uniéndonos más íntimamente a Jesucristo. La Eucaristía es fuente de juventud y madurez; es el coronamiento de nuestra vida espiritual. «Por la Eucaristía, sacramento de los sacramentos –nos dice Arintero–, nos alimentamos de Jesucristo, crecemos en Él, vivimos de su misma vida, y nos unimos con Él hasta el punto de hacernos una sola cosa y quedar así en Él transformados»[9]. Estos verbos en cursiva nos muestran los principales efectos de este sacramento que Arintero desarrolla ampliamente con citas de autores espirituales. La Eucaristía sobre todo nos hace crecer en el amor. Pero el amor a Jesús en la Eucaristía debe ser como el que Él mismo nos muestra en este sacramento, es decir, no un amor beatífico, sino complaciente y abnegado o crucificado. En la Eucaristía Jesús nos pide que nos asociemos a su misma entrega. De ahí que en este sacramento se junten las dos causas mayores del crecimiento espiritual: el alimento divino y el amor que se sacrifica para cumplir la voluntad de Dios[10].
En realidad cada persona acaba creando su forma personal de tirar las cartas, siempre basada en una de las arriba citadas. Lo importante es crear su propio código. Lo mismo ocurre con la forma de barajar y de cortar las cartas. Cada uno tiene su forma de cortarlas, en 2 montones o en 3. Y de barajarlas: algunos dividen el motón en dos y las mezclan horizontalmente a la altura del 6º chakra; otros las mezclan como si se tratara de las fichas de un dominó, para que unas queden al derecho y otras al revés. Para unos es fundamental que el corte y la elección de las cartas se haga con la mano izquierda, el subconsciente; otros prefieren el corte con la mano derecha, que es la que está en contacto con el universo y es como vamos evolucionando las personas; en cambio para otros da igual la mano con la que se haga.
Benedicto XVI explica el sentido de la peregrinación por el mundo de la cruz de los jóvenes: palabras que pronunció Benedicto XVI antes de rezar la oración mariana del Ángelus el Domingo de Ramos, tras haber presidido la celebración eucarística de este día en el que también se celebraba a nivel diocesano la Jornada Mundial de la Juventud. Ciudad del Vaticano, 9 abril 2006.
En realidad cada persona acaba creando su forma personal de tirar las cartas, siempre basada en una de las arriba citadas. Lo importante es crear su propio código. Lo mismo ocurre con la forma de barajar y de cortar las cartas. Cada uno tiene su forma de cortarlas, en 2 montones o en 3. Y de barajarlas: algunos dividen el motón en dos y las mezclan horizontalmente a la altura del 6º chakra; otros las mezclan como si se tratara de las fichas de un dominó, para que unas queden al derecho y otras al revés. Para unos es fundamental que el corte y la elección de las cartas se haga con la mano izquierda, el subconsciente; otros prefieren el corte con la mano derecha, que es la que está en contacto con el universo y es como vamos evolucionando las personas; en cambio para otros da igual la mano con la que se haga.

Estas funciones sociales siempre son colectivas, y por eso reclaman necesariamente el respectivo sacramento. En cambio, las funciones individuales puede realizarlas cada cristiano en particular; cada uno puede renacer, crecer, sanar y resucitar por la gracia y la caridad cuando no puede recibir los sacramentos, si está resuelto a recibirlos en cuanto sea posible. No obstante, todo eso lo haría mejor y más plenamente recibiendo los sacramentos, porque a través de ellos comunica de lleno y visiblemente con todo el Cuerpo místico de Cristo y, si no pone obstáculos, recibe a torrentes la nueva vida. Jesucristo es la fuente de la vida espiritual y de él fluye esa vida a través de los sacramentos, como si fueran los canales o arterias de su Cuerpo, llegando a cada uno de los órganos para reanimarlos, renovarlos y purificarlos.
Que hacer ante la crisis de los valores éticos, morales, sociales, y espirituales. La iglesia es la portadora de llevar un mensaje transformador basado en el regreso a los valores que nuestro señor Jesucristo a puesto en nuestras manos. Nosotros, como Iglesia del Señor no podemos negociar el hecho de que Jesús, su Reino y su Palabra son la única verdad y esperanza en el camino al cielo y la vida eterna, debemos buscar primeramente el Reino de Dios y su Justicia con el amor de Cristo, composición, misericordia, hermandad, mediante el alimento espiritual de la oración, ayuno y el estudio de la palabra de Dios en la Biblia, para vivir aprendiendo a obedecer la voluntad de cristo y que así su reino venga a nosotros y se haga su voluntad en la tierra como en el Cielo. 

            Pero Arintero nos advierte del peligro del activismo que consiste en creer que con nuestras acciones exteriores, y sólo con ellas, alcanzamos la perfección evangélica. La perfección está en el ser más que en el obrar exterior. Y el valor espiritual de nuestras obras está en correspondencia con nuestro grado de renovación y santificación. Si una persona es muy santa y actúa siempre movida por la caridad, sus obras son de gran valor a los ojos de Dios, aunque exteriormente parezcan humildes e incluso despreciables. En cambio, las obras que brotan de un fondo pobre, aunque parezcan grandiosas, son pobres. Cuanto más unidos estemos a Jesús y más llenos del Espíritu Santo mejores serán también nuestras acciones. «Por eso –nos dice Arintero– en el alma santa, que está ardiendo en caridad, todo hiere el corazón del Esposo divino, a quien se entregó sin reserva: le hiere con su dulce y sencilla mirada y hasta con uno de sus cabellos, porque es toda para su Amado»[4].
Sea como fuere, cada arquetipo varía en función de múltiples funciones, más allá del contexto, un arquetipo debe estudiarse e interpretarse en un conjunto de condiciones: situación de quien pide consulta, ubicación de cada carta con respecto a sus vecinas y al resto de la tirada, incluso la posición de la propia figura, siendo distinto el significado en cada uno de los casos.
Abrahán tomó el cuchillo para degollar a su hijo; pero el ángel del Señor le gritó desde el cielo: ¡Abrahán, Abrahán! Él contestó: "Aquí me tienes". El ángel le ordenó: "No alargues la mano contra tu hijo ni le hagas nada. Ahora sé que temes a Dios". Comparemos estas palabras con aquellas otras del Apóstol, cuando dice que Dios no perdonó a su Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros. Ved cómo Dios rivaliza con los hombres en magnanimidad y generosidad. Abrahán ofreció a Dios un hijo mortal, sin que de hecho llegara a morir, Dios entregó a la muerte por todos al Hijo inmortal.
Balance vaticano tras la Conferencia Diplomática sobre Bombas de Racimo: discurso que pronunció el arzobispo Silvano Maria Tomasi, observador permanente ante las Naciones Unidas y las Organizaciones Internacionales en Ginebra, en la clausura de la Conferencia Diplomática sobre Bombas de Racimo celebrada en Dublín del 19 al 30 de mayo de 2008. Ciudad del Vaticano, 20 junio 2008.
Al igual que en la baraja española, las cartas del tarot de los arcanos tiene diversas maneras, desde las más sencillas hasta las más complejas, de hacer una tirada. El tarot gratis online puede darnos acceso a varias páginas donde podemos hacer una consulta mediante varias tiradas que nos permitan darle una respuesta amplia a eso que queremos conocer y saber cómo actuar.

De que se tratan: El libro llegó a mi vida para dar inicio a lo que sería mi propio viaje a Ixtlan y al descubrimiento de mi fuerza guerra, porque si hay libros que nos inviten a desarrollar la conciencia y sabiduría humana son los de la serie de Carlos Castaneda, quien nos relata las enseñanzas de Don Juan y su entendimiento de la vida, de la disciplina física y mental, de decir ¡Quiero parar el mundo! de abandonar nuestra historia personal, el respeto hacia el entorno, fluir con la actitud del guerrero para poder  vivir una vida impecable. A través de la sabiduría de los chamanes del antiguo México, sus libros nos acercan a una visión de vida, muerte y universo diferente pero reveladora.

Todo el conocimiento escondido en esos naipes fue mantenido en secreto a lo largo de los siglos por los sacerdotes del antiguo Egipto. Es bien sabido, por otra parte, que las doctrinas ocultas sustentadas por aquellos, sólo eran transmitidas a los iniciados, es decir, a quienes luego de atravesar y aprobar diferentes ordalías, demostraban ser dignos depositarios de la verdad de Thot.
Recuerda que si bien a muchas personas les es útil consultar a una vidente profesional, la lectura de cartas españolas gratis la puedes hacer sin la ayuda y presencia física de una tarotista. De todas formas será necesario que tengas un gran poder de autocritica para poder, en caso que sea necesario, realizar cambios de rumbo o tomar acciones distintas a las que estas realizando.
×