El artículo 44 de la Ley 100 de 1993 establece que “el estado de invalidez podrá revisarse: a. Por solicitud de la entidad de previsión o seguridad social correspondiente cada tres (3) años, con el fin de ratificar, modificar o dejar sin efectos el dictamen que sirvió de base para la liquidación de la pensión que disfruta su beneficiario y proceder a la extinción, disminución o aumento de la misma, si a ello hubiera lugar”
Cuando nuestros pacientes pueden restaurar el flujo de sus afectos, cuando pueden gestionarlos mejor, normalmente el órgano alterado vuelve a funcionar normalmente. Desde muy pronto Freud entendió que el afecto retenido tenía un efecto tóxico en el organismo. Precisamente su primer método terapéutico consistía en recuperar el recuerdo de la escena traumática, situación frente a la que no había podido reaccionar adecuadamente, para hacer poder hacer a posteriori la descarga de la tensión retenida. Como ya he dicho, luego descubrió que la psicogénesis del mecanismo de la conversión, de su traslado al cuerpo, era más compleja, pero este primer axioma que sostiene que la tensión no descargada se termina expresando por medio del cuerpo de una manera patológica, no queda contradicho y hoy en día tiene mucha importancia en psicosomática. En mi experiencia de trabajo me he encontrado con mucha frecuencia con este tipo de problemática. Encuentro que la psicoterapia ayuda al paciente para que pueda reconocer y expresar sus sentimientos y esto tiene un efecto terapéutico de primer orden.

El Superyó es la parte que contrarresta al ello, representa los pensamientos morales y éticos recibidos de la cultura. Consta de dos subsistemas: la “conciencia moral” y el ideal del yo. La “conciencia moral” se refiere a la capacidad para la autoevaluación, la crítica y el reproche, basándose en lo que está bien o mal en la cultura y sociedad en la que vivimos. El ideal del yo es una autoimagen (imagen de uno mismo) ideal que consta de conductas aprobadas y recompensadas.


"Es de suma importancia que el alumno comprenda que hay un proceso en el que cada observación de sus cinco sentidos se transmite automáticamente a los niveles subconscientes en su interior, donde, por jeroglífico interno, ha sido testigo de acontecimientos o asuntos que ha estudiado están registrados; por lo tanto la transmisión completa de datos del mundo externo a lo interno se encuentra en los registros akáshicos de su propio ser.
El 33 por 100 de discapacidad da derecho al reconocimiento de la condición de persona con discapacidad tiene en cuenta tanto los factores discapacitantes –provengan de una disminución física, psíquica o sensorial-, como los factores sociales, entendiendo por tales, entre otros, la edad, entorno familiar, situación laboral y profesional, niveles educativos y culturales, así como el entorno habitual de la persona con discapacidad.
×