En mi experiencia clínica, este tipo de alteraciones nos las encontrábamos con mucha frecuencia en pacientes que consultaban por otros motivos o eran pacientes que nos eran remitidos por médicos más sensibilizados con los conflictos  psíquicos que comprendían que las terapias orgánicas que ellos administraban no eran suficientes para la curación o mejoría de estos cuadros. Con la mayor divulgación que ha tenido la psicología y psiquiatría, cada vez se van dando más pacientes que consultan específicamente por esta sintomatología, pero sigue siendo muy frecuente que nos lleguen después de un periplo fallido por consultas médicas. Lo que encontramos en estos pacientes es una mala gestión de los afectos.
Por otra parte, lo que nos proponemos cambiar no puede ser quitado, sino que solamente reubicado en un munco eco, porque en nuestra lógica causal representa la razón en sí misma que nos ha conducido a programar el viaje, incluso aunque no estemos completamente conscientes de ello. En este punto, es obvio que no podemos seguir usando una lógica linear.
El grado de discapacidad, consiste en el reconocimiento por el órgano competente, (Comunidad Autónoma), declaración y calificación del grado de discapacidad de la persona con una minusvalía física o psíquica, dentro de los grados establecidos en la normativa vigente, y cuyos derechos se concretan en el Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social.
×