La idea que se aplicó en el taller es realmente muy simple: se trata de imaginar una persona que podría ser cercana y que sufre psíquicamente, elaborar un perfil detallado —pero que no llegue a ser abrumador— y trabajar en grupos para tratar de afrontar dicha situación. En el caso de que se demandara más información por parte de los participantes, las personas que han convocado el taller se encargarían de facilitarla e incluso improvisarla sobre la marcha si fuera necesaria. Tras un tiempo consensuado con los participantes, se ponen en común las estrategias ideadas por los diferentes grupos.
Durante una lectura de tarot psíquico, el lector de tarot ordena las cartas en una serie de diferentes formaciones o distribuciones, dependiendo de la pregunta que usted hace y de la forma en que el lector de tarot siente que sería más revelador. Las cartas que aparecen y el orden en el que están dispuestas arrojan luz sobre su situación al lector de tarot para que pueda responder a sus preguntas. Algunas de las cosas que los lectores de tarot consideran en una alineación incluyen: Qué cartas aparecen al lado de otras, si las cartas aparecen boca arriba o boca abajo, de qué lado de la alineación aparecen ciertas cartas y si las cartas son arcanos mayores o menores.
Cuando el tiemponauta regresa al presente, la eco-realidad que él alimentó a través de sus acciones, saturando eventos precisos, tiende a ser naturalmente absorbida por el plano principal, y todos los acontecimientos relacionados están orientados – a través de acontecimientos compensativos automáticos – hacia los resultados históricos originales. Sin embargo, si esa eco-realidad es lo suficientemente compleja y constante o rítmicamente alimentada, entonces puede persistir al lado del plano original, pero sin interferir necesariamente con el.

El 33 por 100 de discapacidad da derecho al reconocimiento de la condición de persona con discapacidad tiene en cuenta tanto los factores discapacitantes –provengan de una disminución física, psíquica o sensorial-, como los factores sociales, entendiendo por tales, entre otros, la edad, entorno familiar, situación laboral y profesional, niveles educativos y culturales, así como el entorno habitual de la persona con discapacidad.
×