Responder a estas preguntas para ellos me ha obligado a responderlas también para mí – y no es una coincidencia. “La vida de fe de mis hijos me inspira continuamente”, explica Danielle. “Hay una maravillosa sencillez en la fe de un niño, en sus oraciones y en el tipo de preguntas que plantea sobre Dios. En general constato que hay que hacer un mínimo esfuerzo por alentar la vida de fe de nuestros hijos, y en cambio eso nos alimenta y nos ayuda en la nuestra”.
Aunque muchos se preguntan la fiabilidad y credibilidad de una lectura de cartas del tarot, pues una gran cantidad de personas pone en duda su función, estos símbolos representados en las cartas reflejan una manera de contar la historia de la vida. Por supuesto, cada cabeza es un mundo y cada quien cree lo quiere creer, pero a las personas que se hagan consultas del tarot debe despojarse de todos esos juicios infundados y abrir su corazón y su mente para recibir las respuestas del oráculo.
Viaje a Egipto Junio 2013Tárraco Circo Romano – Agosto 2013LO MEJOR DE LA REDNOTICIASARTÍCULOSSALUD Y BIENESTARCONSCIENCIA Y ESPIRITUALIDADLO QUE LOS GOBIERNOS OCULTANPRESENCIA EXTRATERRESTREECONOMÍA – POLÍTICA – SOCIEDADCIENCIA Y TECNOLOGÍAHISTORIA PROHIBIDADESCIFRANDO LA MATRIXENIGMAS Y MISTERIOSARTE Y CULTURAEDUCACIONCONFERENCIASSEMINARIOS Y TALLERESCONGRESOSMONOGRAFÍAS
El mago mira fuera de la carta hacia nuestros sueños. Su rostro refleja una perfecta espontaneidad, ni siquiera mira lo que está haciendo, su mirada está perdida en el infinito. Otras interpretaciones sugieren que se dirige a un auditorio concreto, simbolizado en este caso por el consultante o lector, lo que le confiere un sentido de comunicación, difusión, discurso y, de nuevo, acción en el mundo.
Además, cuando en la lectura se recibe alguna luz especial, por alguna máxima o algún acto de virtud allí referido y se siente que aquello asimila el corazón conviene cerrar el libro, levantar el espíritu a Dios y tomar alguna resolución, o hacer algún acto fervoroso o una suplica ardiente a Dios; «Que la lectura deje paso al oración», –apunta San Bernardo–. Será muy buena cosa retirarse entonces a orar, mientras se sienta la influencia de aquel vivo sentimiento que nos conmovió imitemos a la abeja, que no se posa en la segunda flor mientras no ha libado toda la sustancia de la primera: no importa que se pase así todo el tiempo destinado a la lectura, porque de ordinario, suele ser para mayor provecho del espíritu; bien puede suceder que la lectura de un versículo deje más fruto que si se hubiese leído una pagina entera.  

Palabras del Papa a los jóvenes participantes en el encuentro UNIV 2008: que dirigió Benedicto XVI el miércoles a los 3.500 jóvenes participantes en el encuentro internacional UNIV 2008, iniciativa que se celebra todos los años desde 1968 con la inspiración y aliento de san Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei. Ciudad del Vaticano, 19 marzo 2008.
Jesús en la cruz nos da la certeza de no caer nunca fuera de las manos de Dios: audiencia general de Benedicto XVI, donde se encontró con grupos de fieles y peregrinos procedentes de Italia y del mundo. En su discurso, el papa, continuando el ciclo de catequesis sobre la oración, centró su meditación en la oración de Jesús en la inminencia de la muerte. Ciudad del Vaticano, miércoles 15 febrero 2012.
Existen muchos mitos en donde aparece un dios cabalgando sobre un carro, como el caso de Krishna y Arjuna en el Bhagavad Gita, el dios solar Ra entre los egipcios, así como Helios y Faetón en la mitología griega. En el Tarot Vikingo aparece Thor sobre su carruaje tirado por cabras y en el Tarot Mítico aparece Ares. En el Tarot X de CLAMP es representado por Sorata Arisugawa.
En la primera lectura (del Génesis), está claro que Dios creó al hombre y a la mujer para completarse, para ayudarse, para amarse. Por el amor, el hombre y la mujer forman “una sola carne, lo que implica vivir en comunión total el uno con el otro, dándose el uno al otro, compartiendo la vida el uno con el otro, unidos por un amor que es mas fuerte que cualquier otro vínculo. El Evangelio dice exactamente lo mismo e incluso, recupera el texto del Génesis: “el hombre dejará padre y madre para unirse a su esposa, y los dos serán una sola carne”.
Una buena tarotista tiene que ser honesta. Olvidarse de todo prejuicio. Además requiere que su naturaleza espiritual sea elevada y tenga un buen conocimiento y una buena relación con sus cartas. No es solo el estudio y la interpretación de cada símbolo, es el don que tiene que tener para trascender lo interpretativo y llegar a un plano superior espiritual, de tal manera que, los tarotistas elevados tienen la capacidad, mediante ese don y la relación con sus cartas, de poder comunicarse con Energías divinas y obtener respuestas de ellas. De otro modo, alguien que tiene el don y el conocimiento suficiente y ha torcido su camino hacia la luz, tiene el mismo poder para comunicarse con aquellos seres oscuros o negativos. Repito una vez más: las cartas son el instrumento, no el fin último. Dependerá siempre de la actitud de quienes tienen el conocimiento y el don para el cómo, el cuándo y el donde del empleo de esta antiquísima técnica de adivinación. 

Otro de los medios que tenemos a nuestra disposición para crecer en la vida espiritual es la acción. La vida espiritual crece continuamente en nosotros siempre que no pongamos obstáculos a su desarrollo y que, por el contrario, realicemos acciones «vitales», es decir, acciones cabalmente buenas, nacidas de la gracia y de la caridad. Para que una acción sea realmente buena desde el punto de vista cristiano tiene que brotar de la gracia y de la caridad y, por tanto, estar ordenada expresa y directamente a Dios como fin último. En cambio, si una acción se separa o se tuerce del orden establecido por Dios, aunque aparentemente sea buena y beneficie a alguien, sin embargo, es mala. Desde esta perspectiva, cualquier acción, incluso la más insignificante, la más natural y la más vil nos hace crecer espiritualmente siempre que proceda de la gracia y de la caridad y tenga por objetivo acomodarse a los planes de Dios. Por eso, también la vida más ordinaria, dedicada a las tareas más viles y despreciables conduce a alcanzar los grados más altos de la santidad cuando todo se hace por amor a Dios y con rectitud de conciencia.
Aunque muchos se preguntan la fiabilidad y credibilidad de una lectura de cartas del tarot, pues una gran cantidad de personas pone en duda su función, estos símbolos representados en las cartas reflejan una manera de contar la historia de la vida. Por supuesto, cada cabeza es un mundo y cada quien cree lo quiere creer, pero a las personas que se hagan consultas del tarot debe despojarse de todos esos juicios infundados y abrir su corazón y su mente para recibir las respuestas del oráculo.
Espíritus, almas que viajan de una a otra vida Somos espíritu, y el espíritu no tiene edad, ni tiempo, ni  espacios, no tiene forma, no tiene sexo, solo Es, y existe en el ahora, pero también existe en el ayer, en los múltiples pasados, en todas las experiencias vividas…. Lo difícil es comprender por qué… Continue Reading ‘Almas que viajan de una a otra vida […]
El Hierofante es el mediador entre lo mundano y lo divino. Es un puente entre la iluminación interna y la vida externa. Representa todas las estructuras que defienden sistemas de creencias. El número 5 de esta carta simboliza la humanidad, por eso este personaje del tarot tiene la función de hacer que la experiencia humana se manifieste de acuerdo con el código divino. Representa a una persona comprometida con lo que quiere, que sabe mantener su integridad a pesar de la crítica, capaz de iluminar a otros con su ejemplo y enseñanzas.
            La pureza exterior se alcanza con la virtud de la templanza, que domina los sentidos y pasiones corporales para que nunca traten de avasallar la razón. La pureza interior se consigue con el ejercicio de la humildad, la abnegación, la penitencia y la continua vigilancia sobre nuestros deseos, movimientos y sentimientos más íntimos para ahogar en ellos todo lo que desagrade a Dios. Por lo que se refiere a la penitencia, Arintero nos recuerda la necesidad que tenemos de dolernos amargamente de nuestras culpas y buscar los medios de conseguir el perdón, de reparar el mal por las ofensas hechas a Dios y al prójimo y de corregirnos para el futuro. Esto último –la corrección– se alcanza con el frecuente examen de conciencia, que busca las causas de nuestros defectos y pecados para erradicarlos. Como nuestros defectos son muchos, y si atendemos a todos ellos a la vez nunca lograremos desarraigarlos, necesitamos practicar un examen particular centrado en nuestra falta dominante, examen que debe acompañar al general para que sea más fructuoso. Cuando atendemos con preferencia a una sola falta, podemos llegar pronto a corregirla, y si esa falta es dominante, al corregirla se corrigen con ella como de raíz otras muchas.
En la vida que llevamos hoy en día, es difícil mantener una vida espiritual intensa y ferviente. Todo lo que nos rodea tiende a alejarnos de Dios, de su presencia, del temor filial que le debemos. Cuando nos toca salir a trabajar tenemos que cruzar decenas o centenas de publicidades que no hacen más que excitar nuestra concupiscencia. Las conversaciones que tenemos con los colegas de trabajo no nos ayudan, salvo raras excepciones, a unirnos a Dios; más bien al contrario. A la noche, al volver a casa se tiene la tentación de prender la televisión o el internet, y otra vez lo que se les ofrece son puros temas vacíos de Dios. El único día en que tendrán ocasión de recordar a Dios será el domingo. La única enseñanza sana que recibirán en la semana será la del sermón del padrecito. Unos 15 minutos de buen contenido que hay que comparar con decenas de horas de malos contenidos. De allí nace la tibieza espiritual, la falta de gusto para todo lo que tiene que ver con Dios, las tentaciones y todo lo que les sigue. ¿Cómo podemos paliar este desequilibrio? Con las sanas lecturas, las que llamamos lecturas espirituales.

No fue sino hasta los siglos XVIII y XIX que el tarot fue tratado con entusiasmo por las sociedades ocultistas y esotéricas para su uso en la adivinación. Un clérigo suizo llamado Antoine Court de Gébelin escribió un tratado llamado Le Monde Primitif (El Mundo Primitivo) que conectaba las imágenes del tarot de Marsella con los misterios de Isis y Thoth, por lo tanto siempre uniéndolos a ambos (Aleister Crowley tomaría esto en cuenta luego al crear su propia baraja Thoth). De Gébelin hizo muchas afirmaciones en lo referente a la conexión existente entre los triunfos del tarot y Egipto, las cuales fueron desmentidas luego por los egiptólogos.
Gracias,X sus respuestas en este momento para mi,ya que estoy muy desesperada por un amor imposible debido a que yo tengo pareja y el tambien ,nunca e pensado hacerle daño a mi pareja y menos a la de el pero yo a el lo amo con todo mi corazón ,pero no estoy segura que me ame a mi pero con el me conecto tanto que el tiene el don de calmarme en mis peores momentos no se que hacer casi no nos vemos ,X lo mismo y ya no aguanto con todo esto que siento.
¿Qué vamos hacer en los tiempos y días por venir…tal parece que antes los tiempos finales que estamos viviendo, aun muchos cristianos lucen indiferentes y muchos se llaman ser evangélicos, por sus frutos los conoceréis como lo declara la palabra de Dios en (Mateo 7:16) Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis.
«Los malos libros, junto con los malos programas de televisión, son el peor veneno que el demonio se vale en nuestros tiempos para arrastrar las almas al infierno. Si San Ligorio hubiera vivido en nuestros días, no sé lo que hubiera dicho contra las revistas pornográficas y las inmoralidades de televisión. Claro está que es un pecado gravísimo recrearse en estas cosas; pero el cristiano que ama a Dios y al prójimo por Dios, no le basta salvar su alma huyendo de contemplar esas inmoralidades, sino que ha de hacer cuánto este de su parte para conseguir que esas cosas desaparezcan del país. ¡Que Dios nos ayude a conseguirlo!» (El editor).

"Los católicos debemos sentirnos una sola familia”: discurso del Papa con motivo del rezo del Regina Coeli, con los peregrinos reunidos en el patio del Palacio Apostólico de Castel Gandolfo, donde el Papa se ha retirado a descansar esta semana in albis. El rezo fue seguido por miles de fieles, a través de una conexión televisiva en directo, en la Plaza de San Pedro. Castel Gandolfo, 19 de abril de 2009.


Además de las virtudes teologales ejercitadas viviendo siempre en la presencia de Dios, otro medio de crecer en la vida espiritual consiste en el ejercicio de las demás virtudes cristianas, en especial de las virtudes cardinales. Con la virtud de religión –que para santo Tomás de Aquino forma parte de la justicia– damos a Dios el debido culto, y por amor a Él practicamos la caridad y la misericordia, además de dar a cada uno lo suyo. Con la templanza y la fortaleza procuramos vencernos a nosotros mismos, nos sacrificamos por Dios y por nuestros hermanos, dominamos nuestras pasiones para que no vayan en contra de la razón, moderamos la razón para que se someta al Espíritu Santo, y nos esforzamos por vencer las dificultades y superar los obstáculos que se opongan a nuestra renovación y perfección evangélica.
De igual manera, las cartas del tarot revelan una especie de guía de lo que sucede a nivel subyacente. Los arcanos y símbolos de la baraja española revelan parte de lo que conoce en tu subconsciente, precisamente por eso se le pide al consultante conectarse con su divinidad, mantenerse con la mente en blanco, para promover que se pueda escuchar el mismo, a través de la consulta, y la respuesta arrojada por las cartas, junto con su sabiduría inconsciente, pueda crear su línea de acción para enmendar los problemas, si los hay, y vivir más pleno consigo mismo y con el entorno.
Homilía del Papa en la misa de canonización de Frei Galvão: que pronunció Benedicto XVI el viernes en el Campo de Marte de Sao Paulo en la misa de canonización del beato Antônio de Sant'Ana Galvão, O.F.M., presbítero, fundador del Monasterio de las Concepcionistas «Recolhimento da Luz», (1739-1822), primer santo nacido en Brasil. Sao Paulo, viernes, 11 mayo 2007.
Mis hijos son para mí un catalizador para ayudarme a responder a mis propias preguntas sobre la fe. Mi hija mayor hace poco me preguntó por qué las mujeres no pueden ser sacerdotes, la segunda me preguntó para qué vivimos y por qué Dios la ha creado (preguntas que tenemos todos un poco, ¿no?) y mi hijo habla a menudo de lo que pasa después de la muerte.
×